Política

LAS ELECCIONES EN ABRIL 2021 EN EL PERÚ Y EL PODER DEL ‘ESTABLISHMENT’ PERUANO

Artículo de opinión sobre la coyuntura política en el Perú, aparecido en el periódico estadounidense The West Journal que reproducimos por considerarlo de interés para nuestros lectores.

 

Por: David Echevarría Landauro

En el capitalismo Karl Marx solo identifica dos clases, la burguesa y el proletariado, ambos en conflicto. De acuerdo con Max Weber, siempre va existir una élite en la cima de la pirámide y debajo otras clases; una estratificación que no supone resulte en revolución.

En el Perú la mentira de los socialistas es que es posible obtener una sociedad donde no exista una clase privilegiada, una sociedad con justicia económica y social, y una economía con una repartición equitativa de la riqueza. No existe en el mundo evidencia que se pueda alcanzar dicho sistema, pero si existe evidencia que los políticos incluyen siempre en sus plataformas una repartición equitativa de la economía para eliminar la extrema-pobreza o pobreza. Existe también evidencia que el grado de pobreza depende en su definición. En una entrevista en Newsmax, “US Poor Live Like Other Nations’ Middle Classes”, el catedrático Walter Williams explicó que la gente pobre de los EE.UU. vive mejor que la clase media de muchos países del mundo, y agregó eso incluye al Perú y países de Europa.

Antes de las elecciones del próximo abril, los peruanos deben de aprender de los venezolanos que eligieron al populista Hugo Chavez en 1998, en 2000 y en 2006. Como indica un artículo en Foundation for Economic Education titulado “Bloomberg: Venezuela Turns to Privatization After Being Bankrupted by Socialism,” el coqueteo de Venezuela con el socialismo se volvió una aventura amorosa. Pero la economía colapsó en 2016. El resultado de esta democracia socialista es: cinco millones de venezolanos han huido de una economía en ruina, hambre, opresión política y muertes por procedimientos extrajudiciales.

Pueden también aprender de Fidel Castro cuyo mayor talento fue el engaño. Carlos Eire en su artículo “Adiós al brutal Big Brother de Cuba”, publicado en Washington Post, narra que sus mentiras fueron bellas y seductoras: eliminar la pobreza, el racismo, las diferencias de clase y demás males de la humanidad. Esta revolución fue irresistible para intelectuales, periodistas y gente cultivada, incluyendo Gabriel Garcia Marquez y la élite de Manhattan que se codeo con Castro a pesar que en 1962 armas nucleares apuntaran contra sus cabezas. Cuba es ahora un deteriorado museo del totalitarismo del estilo Sovietico.

Yonhy Lescano candidato a la presidencia por el partido Acción Popular incluye en su propaganda cambiar la ley de la industria minera. Su propaganda rivaliza a la de Veronika Mendoza, de Juntos por el Perú, cuyas ideas emulan al chavismo y Cuba. Si ambos candidatos viajaran por las zonas mineras del país verían que la minería moderna ha reducido la pobreza y producido el nacimiento de una nueva clase media, comuneros que ahora son empresarios, y propietarios.

No es posible enterarse antes de las elecciones del 11 de abril acerca de la plataforma de los 23 candidatos a la presidencia. Los planes de cada partido presentados a la Oficina Nacional de Procesos Electorales son de 150 a 200 páginas que ningún votante va a leer. En especial los lectores de los aproximadamente 14 diarios considerados chicha o periódicos basura.

En mi artículo “La deficiente educación y la irresponsabilidad de la prensa causa la decadencia de la democracia en el Perú”, explico porque los ciudadanos de las clases pobre y media-baja que leen los diarios chicha no tienen un nivel de educación para comprender problemas políticos, el valor de sus votos y su poder de elegir a sus gobernantes. Es obvio que estos ciudadanos no saben que es el socialismo del siglo XXI y que es fácil manipularlos con eslogan o promesas populistas. La evidencia es que en enero 2020 eligieron un congreso tan corrupto como el anterior que fue disuelto en septiembre 2019 por Martin Vizcarra.

En este nuevo congreso el Partido Morado con nueve parlamentarios por primera vez elegidos al Congreso y el socialista Frente Amplio con ocho, eligieron presidente a Francisco Sagasti. Con Sagasti la izquierda gobierna el Perú sin haber ganado una elección y aparenta querer quedarse por mucho tiempo en el poder. Ha copado ministerios con izquierdistas, y ha reestructurado la Policía Nacional y posiblemente haga lo mismo con las Fuerzas Armadas. A pesar que es un gobierno de transición se comporta como uno que estará en el poder por cinco años o más.

En una carta, publicada en Facebook, escrita por Ricardo Patrón, Capitán de Navío (retirado), dirigida al general a cargo del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, le pide que tenga en cuenta a lo obvio de lo que diariamente acontece en el país: la corrupción, la crisis sanitaria y económica y los objetivos personales e ideológicos de los que quieren perpetuarse en el poder, posiblemente postergando las elecciones.

https://www.facebook.com/ricardoalbertojose.patronalcazar/posts/2825871214352586

Francisco Sagasti gobierna a una “república morada”. Ivan Arenas en “La caída de Martin Vizcarra y de la república morada”, se refiere a esta como un sector “… integrado por políticos, académicos, intelectuales e integrantes del Poder Judicial que, con vocación estatalista, han afianzado su posición desde la llegada del humalismo hasta el hoy gobierno de Sagasti”. El indica que este sector político incluye progresistas y marxistas que son parte del “establishment”, una coalición que en una década ha logrado sus intereses llevando al Perú a una crisis institucional, moral, económica y social.

En referencia a este “establishment”, el diario La Abeja publicó un artículo, “La mafia quiere excluir a Lopez Aliaga”, que informa que él ha llegado a ser la sorpresa de las elecciones. Sin duda no ha gustado nada al “establishment” mercantil-caviarista y ha activado las alarmas del club que agrupa a la prensa, organizaciones sin fines de lucro, partidos, autoridades y empresarios aliados de la corrupción. Para la exclusión el Jurado Electoral Especial (JEE) actúa por una denuncia presentada el 16 de febrero por Federico Alejandro Gracey Aguilar. Este es gerente de su compañía contratista Gracey, que igual como la empresa CYM de Martin Vizcarra, son parte del grupo “Club de la Construcción” asociada con la compañía Brasilera Odebrecht, promovedora de la corrupción.

En referencia a la exclusión, Peru 21 en “Rafael López Aliaga: JEE le inicia proceso sancionador por vulnerar normas de propaganda electoral” informa que el JEE acusa a Rafael López Aliaga de vulnerar las normas de propaganda electoral por que escribió en Facebook y Twitter que de ser elegido presidente donara su sueldo a organizaciones caritativas. La JEE ignora que la oferta caritativa de López Aliaga no es para un votante o un grupo de votantes sino para una institución abstracta que él no ha señalado. En otras ocasiones también ha dicho que el 50 por ciento de sus ingresos lo destina a donaciones y obras de ayuda social.

López Aliaga con su mensaje duro e innovador es un peligro para el “establishment”. No lo van a perdonar. En “Lopez Aliaga anuncia a Villa Stein y Efraín Aguilar como precandidatos al congreso por Renovación Popular”, RPP Noticias, cita a López Aliaga diciendo “hemos venido buscando gente que no tenga un pasado político, gente que sea solvente, que no vaya al Estado a servirse, sino a servir al Estado”.

Peruanos como todos seres humanos han hecho a veces las cosas mal. Pero la democracia y capitalismo permite la existencia de innovadores y la libertad a traer ideas de innovación. La inteligencia humana siempre es un recurso para hacer cambios mientras todavía se tiene la libertad para hacerlo

La democracia no hace milagros, pero hasta el presente es la mejor forma de gobierno. Todas las demás son peores.

Dejar una respuesta