La columna del Director

TRIBUNALES DEL DESHONOR Y LA VERGÜENZA

 

Por: Luciano Revoredo

Las comunistas Susana Baca y Tarcila Rivera, que no tuvieron la dignidad de renunciar al Tribunal de Honor del Pacto Ético Electoral, cuando renunciaron la presidenta y dos miembros más, por razones harto justificadas, se han unido a la recién incorporada Mariela Noles Cotito para firmar un documento que pretende jugar en pared con otro pronunciamiento del Tribunal de ética del Consejo de la Prensa Peruana que preside el conocido caviar y felón Diego García Sayán.

En resúmenes toda esta gavilla de impresentables y parásitos se han apropiado de las banderas de la ética para bendecir a sus amigos y cómplices y para excomulgar a quienes no piensan como ellos.

Los mismos que callaron ante los excesos de parcialidad e indecencia de la prensa sometida por Odebrecht, Graña y Mohme. Los mismos que callaron ante la prensa que se puso al servicio del golpismo vizcarrista. Los mismos que callaron cuando la prensa propició la zozobra y el más absoluto desasosiego, al tumbarse al legítimo y constitucional gobierno de Merino a fuerza de tergiversar la verdad, para luego arrastrase por palacio con rodilleras y babero tras la triste presencia de Sagasti. Son los mismos que ahora pretenden una prensa sumisa ante las tropelías del delincuente dueño del partido Perú Libre, una prensa que no cuestione el evidente fraude comunista, en resumen, una prensa de bolsillo al servicio de la toma castrochavista del Perú.

Menudos miserables aquellos que desde instituciones que debieran estar al servicio de la verdad y la patria la traicionan.

Esos tribunales de honor y ética no tienen nada y mejor harían en callar.

Dejar una respuesta