Política

SE NOS VIENE LA NOCHE

Por: José Romero

En octubre de 1968 vivíamos una severa crisis que desencadenó en el golpe militar del 3 de octubre con el apoyo del decano de la prensa y el aplauso de la revista OIGA.

En aquel entonces había florecientes supermercados como Scala que había abierto las puertas de su local más grande en la avenida Alfonso Ugarte además de los Super Markets, Sears, Oechsle y Todos. Con el pasar de los años los Super Markets se transformaron en Súper Epsa donde empezó a faltar de todo y lo que se conseguía era  luego de grandes colas.

La escasez se “combatió ” con racionamiento. Solo se podía comprar cantidades limitadas de productos básicos y los autos particulares solo podían transitar determinados días (de acuerdo al color de una calcomanía) debido a la escasez de combustible.

Así como faltaba lo básico comenzó a restringirse la libertad de expresión  y de prensa. Expreso fue expropiado en 1970, La Crónica fue asumida por el Estado y el estrangulamiento financiero ahogó a la prensa, quien terminó siendo expropiada en 1974.

La creciente estatización de la economía trajo consigo además el cierre de las importaciones y la aparición en el mercado de productos sucedáneos de mala calidad y de mayores precios relativos .

La inversión privada fue espantada con políticas antiempresariales (comunidad laboral, controles de precios, reparto de utilidades y otros). Miles de peruanos huyeron y a cientos se les expropió sus propiedades agrarias sin el pago del respectivo justiprecio. (hasta hoy).

El cuentazo de la “justicia social” ya lo conocemos así como sus frutos. Pan para hoy, hambre para mañana.

Los controles de precios, subsidios, prohibición  de importaciones y controles de cambios ya nos llevaron a la ruina más de una vez. Esta vez no será la excepción.

Como en el pasado los empresarios se irán, no habrá inversión ni empleo. Sobrará pobreza y desesperación.

Entre tanto veo uns estúpida tranquilidad en la mayoría de la población. ¿Ignorancia, cobardía  o aceptación frente a lo supuestamente “inevitable”? Hoy todo ha subido de precio y el acelerador  es la incapacidad de dos que llegaron de casualidad y han destruido el Perú.

Qué cada quién afronte sus culpas.

Dejar una respuesta