Vida y familia

‘MUJER’ TRANSGÉNERO (HOMBRE QUE SE SIENTE MUJER) DE 50 AÑOS SE UNE A EQUIPO FEMENINO DE BALONCESTO UNIVERSITARIO Y ES ACLAMADO

Esto es locura masiva

Por: Shane Trejo

Una “mujer” transgénero de 50 años está siendo aclamada como una heroína por unirse a un equipo de baloncesto universitario femenino y jugar junto a jovencitas de la mitad de su edad.

A Gabrielle Ludwig, nacida como Robert Ludwig antes de que «ella» tuviera un cambio de sexo en julio de 2012, se le permite jugar baloncesto universitario para el equipo femenino de baloncesto de Mission College (California). «Ella» está siendo llamada una pionera valiente y recibiendo felicitaciones efusivas de los medios de noticias falsos por participar en este extraño y perturbador espectáculo.

USA Today hizo un reporte sobre Ludwig que dice lo siguiente:

Cuando el foco de la charla de 12 minutos gira en torno a este tema, los ojos de 10 mujeres de entre 18 y 20 años -incluyendo una jugadora sorda y otra que mide unos pocos centímetros- se centran en la única jugadora del Mission College que aún no ha jugado esta temporada. Allí, cerca de la puerta, está sentada la persona de más edad (50 años), más alta (1,80 metros, 104 kilos) y más musculosa de la sala: Gabrielle Ludwig.

«Sal y sé Gabrielle la jugadora», le dice el entrenador jefe Corey Cafferata. «Has trabajado mucho para llegar aquí. Este maldito equipo de aquí, ¡todos te apoyan!».

Ludwig pasa nerviosamente la mano por el calcetín que se acerca al tatuaje de su pierna. Hace tiempo que está ansiosa y a la vez aprensiva por este momento. ¿Podrá seguir jugando? ¿Qué escuchará de los adultos en las gradas? ¿Qué susurrarán sus rivales en la cancha? ¿Y podrá mantener sus emociones bajo control? Levantando la vista de la alfombra sucia, dice que está tranquila. No sabía si este día podría llegar: Esta noche, ante unos espectadores que la aclamarán y la maldecirán, pulsará el botón de reinicio de su vida.

La nota señaló (sorpresa, sorpresa) que Ludwig tiene un historial de enfermedad mental que incluye «un intento de suicidio fallido, dos matrimonios fallidos» y habló sobre cómo Ludwig estaba tomando hormonas a espaldas de su esposa. Su propia hija se niega a mimar sus delirios.

También notaron que una árbitra se negó a estrechar la mano de Ludwig y muchas personas miran boquiabiertas a Ludwig mientras «ella» participa en este espectáculo humillante y degradante. A pesar de que los estadounidenses están presionando a la locura LGBT, todavía saben instintivamente que esto es antinatural y está mal.

El USA Today concluye:

Con su rodilla envuelta, Ludwig saca su auto del estacionamiento oscuro y comienza el viaje de regreso a Fremont para pasar tiempo con su pareja y hacer un cuestionario en línea para su curso de música. Incluso en la derrota, incluso cuando se le habla de los comentarios de los dos espectadores de Siskiyous, ella dice que nunca ha estado más feliz.

“Encontré un hogar con un grupo de lesbianas disfuncionales, un niño sordo y una mujer transexual”, dice riendo. «Esta es mi casa. Este es el equipo en el que encajo. Soy la pieza del rompecabezas que falta. Encaja».

Cuando Ludwig se mira en el espejo ve a un padre, una figura materna, un veterano, un científico, un compañero de vida, y algo que ha estado esperando más de tres décadas para volver a decir: un compañero de equipo.

«A través de la camaradería, nos damos cuenta de dónde diablos estamos en la vida…», dice Ludwig. «Nosotros, como seres humanos, solo queremos ser amados».

«¿Dónde está Robert Ludwig?» pregunta un periodista.

«¿Dónde está Robert Ludwig?» Dice Ludwig. «Desaparecido».

Hace una pausa por unos segundos, toma una respiración profunda y suaviza y reduce su voz mientras sus ojos permanecen vidriosos.

«Robert Ludwig se ha ido», dice. “Y la persona que tienes es Gabrielle Ludwig con todo lo que Robert encarnó y fue… Esa persona [Robert] debería ser honrado. Era un gran tipo. Robert se ha ido. Fue un gran padre. Su espíritu todavía está aquí. Es solo que el espíritu coincide con el cuerpo, como debe ser».

Esta es la nueva moralidad que está reemplazando al cristianismo en la antigua tierra de los libres. Estados Unidos se encuentra en una espiral de muerte que no muestra signos de desaceleración con la instalación militar de Biden como presidente.

 

© Big League

1 comentario

  1. Es un error referirse a alguien de un sexo biológico, en términos que no le corresponden, es la normalización de una conducta desviada, señores de la abeja, no contribuyan a la confusión, no sean autoindulgentes, sean más bien la línea de defensa. Un manual de estilo, sería oportuno.

Dejar una respuesta