La columna del Director

PEDRO SALINAS: ¿QUIÉN ESTÁ FUMANDO DE LA MALA?

 

Por Luciano Revoredo

En agosto de 2017, Barbara Blaine, en Washington (Estados Unidos), dio inicio a una iniciativa para agrupar un equipo de activistas relacionados con el abuso clerical con el objetivo de “enfrentar al Papa y al Vaticano”. Así nació The Accountability Proyect (TAP), cuya primera reunión se planificó para noviembre de 2017.

Barbara Blaine falleció en setiembre de ese año. La iniciativa, sin embargo, fue puesta en práctica por Timothy Law y reunió a 12 personas en Polonia (Varsovia). El proyecto de responsabilidad (TAP) estaba en marcha.

Según se puede leer en la página oficial del proyecto, que a partir de enero de 2018 pasó a llamarse ECA (Ending Clergy Abuse – Acabando con el abuso clerical),se reunió “un ‘equipo de respuesta de acción’ de Alemania, el Reino Unido, México, Ecuador, Perú, Jamaica, Francia y los Estados Unidos. Llegamos antes que el Papa y convocamos a una conferencia de prensa que fue cubierta por todas las principales cadenas de noticias en Chile y más allá”. La ocasión fue la visita del Papa Francisco a Chile y Perú en enero de 2018.

Recordemos que los correos electrónicos que este medio a dado a conocer datan de diciembre de 2017. Por ello mencionan The Accountability Proyect (TAP) y no ECA. Nada raro ahí, pues como ellos mismos lo señalan el cambio de nombre se produjo en enero de 2018.

¿A qué viene toda esta historia, que por cierto cualquiera puede leer en la página oficial de ECA (https://www.ecaglobal.org/history-of-eca/)?

Luego de la frustrada audiencia judicial en Piura, Pedro Salinas declaró que los autores de la nota de investigación que publicó este medio “están fumando de la mala (marihuana)”.

La pregunta que cae por su propio peso es: ¿si la investigación publicada, con pruebas de los correos, fechas, objetivos, etc., es fruto de una alucinación por qué aparece el nombre y la foto (mala por cierto) de Pedro Salinas en la página oficial del ECA (link)? El periodista peruano está listado como Global Partner del proyecto, y se direcciona a su blog “La voz a ti debida” (https://www.ecaglobal.org/global-partners/).

Nadie piensa que usted, como ha declarado en Piura, sea uno “de los hombres más poderosos y ricos del país”; ni que sea “parte de una suerte de confabulación internacional, porque hablan de una cosa que se llama el Acuerdo de Varsovia, algo así como los Protocolos de los Sabios de Sión, y que yo
con diez amigos más vamos a destruir la Iglesia”.

Lo que se afirma es que usted forma parte de una organización, con objetivos y estrategias, y que sus acciones han venido reflejando dichas estrategias; que usted está copiado en el envío de un correo electrónico en el que se reparten los Acuerdos de Varsovia y TAP; que usted está listado como miembro del proyecto ECA, antes llamado The Accountability Proyect (TAP).

Por cierto, la comparación con los Protocolos de los sabios de Sión es, por decir lo menos, pueril.
Sabemos que no es ni rico ni poderoso. Y también sabemos que a la Iglesia la vienen tratando de destruir, desde fuera y desde dentro —por el pecado y la estupidez de muchos de sus miembros— desde hace 2000 años y no han podido. Usted y 10 más tampoco lo van a hacer. No se ponga ropas que le quedan grandes. Simplemente aclare sus intenciones y deje de mentir.

Dejar una respuesta