Política

UNA AGENDA COMÚN POR EL PERÚ

Por: Aldo Lorenzzi Bolaños

Las elecciones del 11 de abril nos dejaron varias lecciones que aprender. La primera podría ser que los peruanos estamos en desacuerdo con el manejo del país realizado en los últimos años. En este tiempo se buscó cumplir con agendas que no han cubierto las expectativas en lo más mínimo de los peruanos.

Se han dado “reformas” gaseosas que lo único que han traído es mayor caos, precariedad institucional y no han solucionado nada en el más reciente quinquenio. Hemos sido sacudidos por una pandemia que ha traído la muerte, la pobreza y la mayor corrupción, a costa de sacrificar los intereses de todos los peruanos.

Los tres gobiernos que han pasado en estos 5 años solo se han dedicado a poner excusas para no tomar decisiones políticas importantes. Lamentablemente exhibieron diferentes argumentos, pero para conseguir sus intereses propios, y hemos perdido un quinquenio que ha producido una frustración reflejada en las urnas.

Ahora es necesaria una agenda común que permita tanto al Poder Legislativo como al Ejecutivo tener objetivos claros, con una visión país más humanista, en donde exista un pacto social no ideologizado, sino que busque el bienestar de los peruanos, y esto incluye salir de la esfera de reformas populistas y poco claras.

Debemos aspirar a tener una agenda que ponga a la inversión privada como el motor que ayude a reducir la pobreza. No podemos permitir que se siga culpando al modelo económico y a la Constitución como la causante de la situación que atravesamos. En ese sentido, es urgente tener un gobierno convocante y un Estado eficiente que simplifique procedimientos para que el gran conglomerado de emprendedores pueda alcanzar su prosperidad nuevamente. Así también requerimos mejorar la calidad de los servicios al ciudadano para que la corrupción se minimice. Esa será la única forma de que no pase nuevamente lo del 11 de abril pasado.

No necesitamos extremos radicalismos que cuando lleguen al gobierno busquen legitimidad en tratos bajo la mesa y copamiento del Estado. Necesitamos un gobierno que se legitime por su visión de país y por reconstruir el tejido institucional que tanto anhelamos.

Esperemos entonces que tanto el Legislativo y el Ejecutivo desarrollen una agenda común que, por fin, pueda hacer al país avanzar en medio de tanta tempestad que nos ha dejado en una situación difícil. No es momento para más experimentos, sino un gobierno que busque el consenso y la unión de todos los peruanos.

Dejar una respuesta