Cultura

TELÉSFORO, PANCRACIO Y LA DUDA DE DOROTEA

Por: Erus Símera

“…No sabes escuchar ruegos baratos,

y sólo quien te da te quita dudas;

no te gobiernan textos, sino tratos.”

 

Hablando de la fiscal de la nación, Telésforo recordó el primer terceto de
un genial soneto de Francisco de Quevedo. Luego de escucharlo y reírse hasta acabar con la mascarilla, celebraron la magia de volver a sentarse juntos en una taberna. El play de honor correspondió a Pancracio, así que, sin más demora, conjuró el ansiado hechizo:

-¡Dos chelas bien al polo o se aguantan si me descontrolo!
-No puede ser que se llame Zoraida, ¿es en serio? Dijo Telésforo.
-Sí, Zoraida, pero en ella el problema no está en si es “mora o cristiana”, como en el Quijote, sino en algo peor a la duda de Dorotea. Contestó Pancracio.
Dedicarle unas décimas, a tal ambigüedad y a pie forzado quedó entonces, establecido.

 

LA DIVA

Por Pancracio de la Manuela

Dorotea preguntó:
¿Decidme si la señora
es cristiana o talvez mora?
Por sus trajes, sí o no
más parece un “chicheñó”.
De la nación, la fiscal
se maneja un historial
de ceguera selectiva,
al parecer, es la diva
del submundo criminal.

SERAFINE

Por Telésforo Picón

Del submundo criminal,
ni su cuerpo ni su traje
se niega como embalaje
de expediente judicial
La cristiana angelical,
inocente querubín,
la Zoraida, el serafín
la fiscal de los entuertos
ve con labios entreabiertos,
sobre todo, a su Martín.

LA FRIOLERA

Por Pancracio de la Manuela

Sobre todo, a su Martín,
ella cuida las espaldas,
así sea entre sus faldas
da cobijo al malandrín.
Es capaz de ir al confín
del infierno y sus hogueras,
la Zoraida entrega enteras
las mieles de sus encantos.
Delincuentes vueltos santos,
¡sabe Dios! por qué frioleras.

LA RUDA

Por Telésforo Picón

Sabe Dios, por qué frioleras,
venderá Zoraida el alma.
¿Qué precio tendrá la calma
en el hampa y sus esferas?
Entre cutras y cutreras
el Perú pide justicia;
Dorotea, la inmundicia
da respuesta a cualquier duda,
¿Quién crees que pasa la ruda
al lagarto y su codicia?

1 comentario

  1. En qué líos y qué anticuchos tendrá la fiscal. Para saberlo, habría que saber, universidad de origen, dónde ejerció la abogacía antes de ser fiscal, a quienes defendió en su época de abogada, ahí deben estar los datos necesarios. Algún periodista independiente que lo ponga al alcance, sería oportuno. Nunca falta alguien que esté dispuesto a compartir, esos secretos.

Dejar una respuesta