Política

LOS LIBERALES PROGRESISTAS Y LOS PROGRESISTAS DE IZQUIERDA I

Por: Mario Linares

¿CAVIARISMO O LIBERAL PROGRESISMO?

La decantación ideológica política se ha venido dando de modo gradual en el gobierno  hacia lo que hoy aparece nitidamente como uno de tipo liberal progresista en donde la etiqueta de “caviar” carece de utilidad por la evocación del término a un socialismo tomado por élites económicas y académicas.

El gobierno y el Estado se consolida como liberal progresista por la confluencia de una clase tecnocrática primero y política después, que tiene sentadas sus posiciones desde hace mucho en el ejecutivo y en el poder judicial en distintos grados y con diversos matices.

En términos gruesos, el actual liberal progresismo contiene una opción económica por el libre mercado con intervenciones estatales tendentes a un “estado de bienestar” intenso a costa de impuestos. En cuanto a lo cultural y también utilizando dinero público para ello y bajo la justificación de la lucha por los derechos civiles y el igualitarismo, se constituye como pro feminista de género, pro abortista, pro eutanasia, a favor de otorgar estatus de hombre o mujer al margen del sexo biológico, constituir como matrimonio a las uniones homosexuales incluyendo su “derecho” a la adopción, la regulación de los vientres de alquiler, el libre consumo y comercialización de drogas, multiculturalidad e inmigración irrestricta además de un laicismo de tal cuño que nada de lo anterior pueda ser cuestionado o impedido de aplicarse ejerciéndose los derechos universales de libertad de expresión, de religión o de conciencia, reprimiéndose estos por el ejercicio del ius puniendi estatal tanto administrativo como penal, introducido y estructurado mediante políticas públicas, con un lenguaje pretendidamente inclusivo pero que termina siendo intrusivo y deconstructivo y, solventado todo en su aplicación y difusión, por un sistema educativo y de leyes que en caso no se dieran, se implantan mediante fallos de Cortes Internacionales de Derechos Humanos “vanguardistas” de aplicación obligatoria en los Estados nacionales, revelándose así este sistema, como totalitario.

Es útil para inferir la praxis del progresismo liberal,  estar al pasado gobierno del partido demócrata en los EEUU o al del actual partido liberal canadiense del extravagante Justin Trudeau, ambos con multiplicidad de leyes represivas de libertades y derechos básicos que cuentan con la complacencia y el aval de la ONU y de capitales  internacionales que actuan  con fachadas como la Open Society del multimillonario George Soros y demas transnacionales liberales  que inciden fundamentalmente  en los sectores  de Educación, Salud, Mujer y Justicia, claves para sus objetivos económicos globalistas.

La bancada liberal recientemente creada responde en su ideario a todo lo dicho siendo el congresista de Belaunde su más claro expositor. En ese mismo grupo podemos incluir a Salvador del Solar y buena parte de su gabinete, aunque con algunas zonas grises y matices social progresistas o de izquierda.

Los izquierdistas, caviares o cercanos al fracasado socialismo del siglo XXI coinciden totalmente con los liberales progresistas en lo cultural más no en lo económico, apoyándose en el feminismo radical de tercera ola de origenes marxistas y que reemplaza la lucha de clases por la de sexos, denunciando febrilmente la opresión de la mujer por un sistema denominado como “heteropatriarcado”.

Finalmente, debemos referirnos a los liberales conservadores, aquellos que creen en un sistema económico basado en el libre mercado, la regulación de la competencia, el incentivo y fomento de la inversión, la modernización del Estado despolitizándolo y desburocratizándolo, etc., estando en lo cultural adscritos a la oposición a la colonización ideológica foránea y a la conservación de los valores cristianos, entre otros, defensa de la vida y la familia como estructura básica de la sociedad.

1 comentario

  1. Te falta mencionar el ecologismo radical, las ONGs ambientalistas están en manos de la izquierda, también el indigenismo otro brazo político de la izquierda, los caviares también defienden disimuladamente el terrorismo y lo utilizan como brazo político de presión en zonas rurales

Dejar una respuesta