Política

¿HASTA CUÁNDO?

Por: Ricardo León Dueñas

Nada impide a la gente de Puno y Juliaca (o de donde sea) manifestarse PACIFICAMENTE por las calles de Lima o por las de cualquier distrito capitalino protestando por lo que a ellos les parezca justo. Pero lamentablemente apreciamos que cada jornada termina con vandalismo, desmanes, destrozos a la ciudad y ataques a las fuerzas del orden; ante ello la policía no puede menos que reprimirlos para restablecer la ley y el orden y lo hace de manera proporcional no utilizando armas letales algunas. En todo momento se puede apreciar esta extrema violencia en el centro de Lima (prendan su televisor por favor).

Son unos pocos, eso sí muy violentos, que causan la zozobra constante de la zona perjudicando a muchísima gente que solo quiere continuar su vida en paz. De hecho decenas de miles de limeños (y en las diferentes regiones también) nos manifestamos pacíficamente -y por meses- exigiendo la salida del sinvergüenza y finalmente golpista Castillo, NO hubo UN solo herido… ni desmanes, menos destrucción alguna.

Sí llama la atención y sería bueno conocer quienes subsidian (alimentación, hospedaje, traslados y viáticos en general) a esas miles de personas que siguen fuera de sus casas y regiones desde hace semanas abandonando sus actividades y entorno para continuar protestando no interesándoles además dialogar con nadie.

También es muy preocupante lo que sucede en las regiones del sur del país, donde ahí sí hay mucho vandalismo y terrorismo de toda índole. Esas regiones del país se encuentran paralizadas desde el golpe de Castillo el 7 de diciembre de 2022 hace ¡48 días! ¿Quién está beneficiándose con todo ello?  Pues es incuestionable que es el mismo pueblo -y todo el país- el gran perjudicado con todas estas algaradas que lo único que están consiguiendo es crear el caos y la anarquía.

 

Dejar una respuesta