Política

NI POR LA HOZ, NI LAPICILLO, NI CONSTITUCIÓN DE TIRANILLOS

Escribe: Percy Hartley

La cerrada defensa a las libertades constitucionales y economía social de mercado que desde mi tribuna vengo realizando, quizás a sorpresa de muchos lectores , me obligó a arriar la cómoda bandera de la crónica viajera en que relataba  mis tanto placenteras como zona-confortianas impresiones posteriores a mis visitas a ciudades como  el incomparable Paris , las bendecidas Lourdes y Fátima, lúdico Barcelona, increíble Shanghai, heráldico Londres, imponente Neuschwanstein en Alemania, musical Los Angeles, caribeño Cartagena, el relicario Quito, mi lindo y querido México  y otros destinos que recuerdo gratamente o quedaron en el tintero pero rescataré de a pocos, así como  tantos destinos turísticos locales, foráneos o centros de peregrinación religiosa visitados por trabajo o turismo familiar,  siempre deleitado también por su música, gastronomía  y tradiciones.  Sin aversión  por el cambio,  tuve que verme  obligado a izar el estandarte de la denuncia y amenaza de la subversión del paradigma democrático y Estado de Derecho en realidad desde las elecciones del 2016, como podrán comprobar de los artículos sobre La Habana y Cuba y más propiamente, desde mi percepción que existe, desde tiempo atrás, un  “ laboratorio”   que venía experimentando ( cual vacuna Covid ) una inoculación asintomática del virus mortal libertario, totalitario, expropiatorio y anti democrático más perverso de la historia como habrán leído en el primer año pandémico en La hoz y el martini ( la insufrible tendencia al progre-liberalismo caviariforme en el devenir político del país ) y la denuncia de inoculación solapada viral del mismo,  propiamente en La Izquierda Asintomática, siempre en La Abeja.

Obligado por este necesario cambio de timón y ya en este bicentenario y emblemático 2021, suscribí sendos artículos en defensa del voto por quien nos libre del comunismo y luego en defensa de la continuidad constitucional para finalmente interpretar, luego del amargo resultado, la similitud histórica del momento kerenskiano que vivimos.

Hoy, definida la disyuntiva finalmente entre Pedro Castillo y Keiko Fujimori me veo obligado a asumir la posición que sostenemos quienes vemos en Perú Libre una amenaza a nuestros bien ganados derechos de libertad de empresa y mercado en competencia  y de momento, tratando de contribuir con nuestro parecer a través de los medios a mano y redes sociales. Pero soy consciente que este ámbito es limitado a nuestro entorno familiar y amical, laboral o social y que solo ha servido (quiera Dios ) a reforzar el argumento de la salvaguarda de nuestra constitucionalidad y libertades, así como orientar que el voto no es pro o en contra de Keiko Fujimori sino una objeción de conciencia al comunismo, entiéndase bien.

En ese orden de ideas, concuerdo que es necesario dejar aunque duela la manera tradicional de exponer nuestros argumentos y adaptarnos a los cambios de los tiempos de manera más consecuente. Nadie lee o lee suficiente, ni siquiera artículos y menos aún manifiestos extensos ni explicaciones teóricas en una época esencialmente visual e inmediatista, fundamentalmente veloz de información y poco adherida al pensar detenidamente en un razonamiento detallado en sustentaciones que para nuestros tiempos, parecerán postulados  aristotélico-tomistas. Ni qué decir de las nuevas generaciones que denomino “ pobre o mal influenciadas “ no generaciones equivocadas sino mal orientadas,  cuya opinión es casi inexistente o regida por un influencer o lo vieron en tik tok. Lo vieron y ni siquiera lo pensaron y menos aún, opinaron.  Esa es la realidad, al nivel que nos encontramos. Es por ello que este artículo, a diferencia de lo que hubiera parecido en comparación con los tres anteriores que ostentaban análisis y postulados de defensa extenuante de ideas políticas, paso a orientarlo  de ahora en adelante bajo algunos principios  del marketing moderno, es decir usando las nuevas herramientas que se tienen on line y adaptándose a su formato, sin olvidar las fuentes; utilizando frases top of mind concretas, directas y sin mayor necesidad de interpretación o búsqueda en un diccionario y finalmente, la lectura veloz o visualización a tiempo real y tiempo instagramer , es decir, fracciones de segundo visual. Nueva estrategia, nuevo target, nueva adaptación a las nuevas tendencias, ideas y hechos, donde hasta las abuelitas son expertas zoomers y reenviadoras de whatsapps.

Para estos tiempos modernos, Facebook es de adultos y casi cavernícola, si pretendemos influir y orientar a la generación mal influenciada. Requerimos buscar nuevos influencer juveniles, orientadores y tiktokers que representen bien la lectura juvenil del libre mercado y hagan la tarea de los que nos mantenemos en la línea del sustento ideológico-jurídico-doctrinario en defensa de la continuidad constitucional. No seremos más confrontacionales sino concretos llegando con un mensaje más claro, sintetizado y moderno, es decir de fácil comprensión.

Y como no podía ser de otra manera, comprendemos que hay una gran necesidad de cubrir las expectativas de información y esclarecimiento de la afable gente de nuestra costa pescadora, campo andino, sierra costeña y selva de nuestro amado país, cuyo reclamo holístico y no solo uniregional no debe dejar de ser atendido, bajo el amparo de la revisión justa de las normas de comercio, competencia y regulación que les sean más favorables, aunque no se debe olvidar que descentralización de gobierno y recursos se tiene en el Perú ya muchos años, solo que lamentablemente, ese bien merecido cánon o redistribución tributaria que  les son asignados, han sido objeto de actos de corrupción viva y fundamentalmente de gobiernos regionales de tendencia izquierdista. Debemos esclarecerlo, pero también interactuar con ellos, comprender su mensaje de protesta y hacerles saber que el odio de clases no nos conducirá a nada y solo profundizará nuestras diferencias culturales, geográficas y sociales.

Bajo este espíritu y conforme lo expuesto, limitaremos nuestras participaciones en sustentos más adaptados a los nuevos tiempos y más ligados al QUICK-MARKETING-NEUROLINGÜISTICO  de lo bueno, de lo justo y necesario para continuar viviendo en un país libre, en el Perú libre, pero de socialismo, facilismo, populismo y comunismo.

Invito a que nazca, que se replique, que se haga filtro, viralice, se haga tendencia en redes y difunda que nuestro Perú no es comunista y no es revanchista social; más bien es un país donde conviven armónicamente muchos y plurales pueblos diversos y seamos unidos en una lucha democrática donde  esta iniciativa colectiva que en realidad, ya existe dispersa y sin una única o al menos alineada orientación, busque hacer llegar el nuevo y al mismo tiempo antiguo mensaje, pero con un mayor y vencedor impacto, mejor organizados. Invito a que esta consigna sea adherida, no pretendemos liderarla, solo encauzarla y unirnos en ese propósito y que tendamos puentes de unión hacia el objetivo de salvar a nuestra patria, sin egoísmos ,ni liderazgos politizados, ni sesgos, escuchando los consejos de los que saben o supieron hacerlo, como el reciente ejemplo de Lasso en Ecuador, apelando a la orientación de lo que tenemos a mano más que a la sustentación académica y demostró que  con  frases impacto geniales, debate práctico, inteligencia  retórica y sus zapatos rojos, lograr una victoria bien ganada y bien consolidada de los ideales libre-comerciales en el país de la mitad del mundo.

Por ello el mensaje expresado en el título, no tiene sustentación. Simplemente, entiéndase directo y bien: NI POR LA HOZ, NI LAPICILLO NI CONSTITUCION DE TIRANILLOS.

Dejar una respuesta