Cultura

TELÉSFORO, PANCRACIO Y LAS CANDIDATURAS

Por: Erus Símera

 

“Para cruzarlo o para no cruzarlo
ahí está el puente
en la otra orilla alguien me espera
con un durazno y un país…”

 

El poema de Mario Benedetti saltó de pronto al olvidarse del bien visto busto de la mesera y llegar al infeliz momento de hablar de política. ¿Acaso nuestros cantautores no pueden tomarse unas cervezas sin tocar el infernal asunto? –El país no les importa, ellos van por el durazno. Dijo Telésforo, dándonos la esperanza de que, por consenso, no se llegue a pleito. –¡Y hay que
ver cómo lo intentan! Dijo Pancracio. Y de aquello, del cómo, es que apostaron la cuenta.
Ridículo o escándalo, “to be, or not to be”, el durazno o el país. ¿Quién pagará al final?

 

PARA LA TURBA, TURBANTE

Por Pancracio de la Manuela

¡Baile por favor, sonría!
¡A pisar la cucaracha!
pose junto a la mamacha
y oculte la hipocresía.

A mentir con pleitesía
y mirada vivaracha
así el pueblo lo apapacha
sin notar la felonía.

Sea chofer y ambulante,
coma tal como un obrero,
vista con poncho, sombrero

y si hace falta, turbante.
Candidato comediante,
encantador y embustero.

SIN SER SABINA, LO NIEGO TODO

Por Telésforo Picón

¡Qué yo no fui, fue Teté!
y vea usted quién me acusa,
no hay en mí ni una pelusa
que pruebe dicho traspié.

Mi inocencia no es cliché,
no lo digo como excusa
y aunque suene algo confusa,
no lo es más que el abecé

pues no soy un fementido,
mucho menos delincuente
y a quién quiera tenga en frente

no le acepto tal cumplido.
Negarlo todo es debido
queriendo ser presidente.

Dejar una respuesta