Cultura

TELÉSFORO, PANCRACIO Y EL MONAGUILLO

Por: Erus Símera

“Hoy con tu ejemplo se ve
más válida la opinión
de que es fácil que se dé
la moral sin religión,
y la conciencia sin fe.”

Aburridos y por Zoom, los cantautores se sirvieron sus cervezas entre inciensos y encierro, la Semana Santa, tras las rejas, atrajo al verso de Adelardo López de Ayala a la conversación. –Si yo fuera monaguillo, al cardenal, al obispo y al arzobispo, les dijera sus verdades, dijo Telésforo. -Pues hagamos algo distinto y compongamos unas liras infernales, contestó Pancracio.

PIES, NO SE LAVA

Por Telésforo Picón

Más palomas que gente,
la reunión de sotanas es virtual,
ordena el presidente,
hoy en la Catedral
no habrá lava pies ni Misa Crismal.

Los libros de canciones
reclaman nuestras voces en la iglesia.
¡Cardenal, sin traiciones!
Usted no nos aprecia,
tal parece a los fieles, nos desprecia.

Por gobierno y pandemia,
el consuelo a los fieles, no se brinde.
A vivir la epidemia
con eclesial deslinde.
En Lima, la arquidiócesis se rinde.

 

CON DISPENSA

Por Pancracio de la Manuela

A limpiar telarañas,
a sacudir el polvo a las estolas,
a darse buenas mañas
que mitras y farolas
se llenan de termitas merendolas.

¿Hasta cuándo señor?
Dígame su excelencia, si el Obispo
no siente un resquemor;
porque yo sí me crispo,
¡Hay que abrir las iglesias, Arzobispo!

El diablo es el que arbitra,
vaya a Palacio por sus feligreses,
Ajústese la mitra
que hay que enojarse a veces.
¡Exija! ¡Basta ya de cojudeces!

1 comentario

  1. ¿Símera es anagrama de Ramirez?
    Ese señor que es arzobispo en Lima tiene de cristiano, tal vez la partida de bautismo, y la de confirmación. Qué no sabe que para ser libres nos liberó Cristo. Él mismo, lo dice la Verdad os hará libres, y más adelante dice Yo soy, el Camino, la Verdad y la Vida. Si supiera el ocupante del palacio arzobispal estas cosas simples estaría por la tarea, aunque sea mínima de obtener el 25% de aforo para los templos de su diócesis, y tomando en consideración que en muchos el aforo en condiciones normales es de 250 sentados, la cuarta parte, sería de por lo menos 80, súmese a eso 8 celebraciones dominicales y tenemos un buen número de fieles alabando y dando Gloria a Dios. Ni modo. Paciencia, como los deportados a Babilonia, sin haber salido, Dios proveerá.

Dejar una respuesta