Política

SEPULCROS BLANQUEADOS

Por: José Romero

Más de una vez el comunicador Phillip Butters se preguntaba si lo que hacían y dejaban de hacer los “gobiernos” de Vizcarra y Sagasti era por incapacidad o por su mala entraña.

No hay que dudar de la incapacidad de quienes han ocupado las carteras de salud o han sido primeros ministros pero el intento por legalizar el asesinato “inducido” como le llaman a la eutanasia y las declaraciones de la primer ministro y los ministros de Salud y Justicia no dejan duda del intento de continuar con la agenda de muerte. Primero fue el asesinato de seres humanos aún no nacidos (aborto) y ahora se cuelgan del fallo prevaricador en el caso sobre Ana Estrada, el cual aplauden.

Cómo pueden los ministros que deben  velar por la salud , vida y el cumplimiento de la constitución aplaudir la muerte y la ilegalidad. La constitución vela por la vida desde su concepción hasta la muerte natural.

El desgraciado y lamentable caso de Ana sr ha convertido motivo para abrir la puerta a la muerte. Ella es ahora; ¿Quiénes seguirán? Los enfermos terminales que luchan contra el cáncer; los adultos mayores que “ya no son productivos”; los discapacitados u otras personas que sufren enfermedades raras?

No nos extrañe entonces que no se haya asegurado la provisión de oxígeno, el testeo de enfermos de COVID para salvarlos a tiempo, la compra de camas UCI para quienes luchan por su vida.

¿Será cierto entonces que hay un proyecto aberrante de “limpiar” la humanidad? Es probable y que incluso tenga sus “embajadores” en nuestro país. Ni nuestras mascotas merecen que con el eufemismo de “dormirlas” las matemos luego que nos han dado su amor; menos por cierto los seres humanos.

Es increíble que algunos “critiquen” las declaraciones de Rafael López Aliaga de reconocida vocación  PROVIDA. Por cierto, sacan de contexto lo dicho por él y obvian las aclaraciones hechas. Que gente festeje la muerte ahora y “protesten por un supuesto desprecio” a Ana Estrada, es de Ripley. Tremendos SEPULCROS BLANQUEADOS que promueven el aborto y eutanasia cuando millones luchan por su vida, para no morir de COVID o de hambre y otros miles han muerto ahogados por falta de oxígeno que no se compró porque malnacidos se robaron los recursos; éstos que incluso cantaban a viva voz “Resistiré”.

Indigna que algunos aplaudan la muerte y que el Ministro de Salud “no sepa nada” sobre lo qué pasó en el Vacunagate. Como dice mi amigo Luciano Revoredo; no se han sabido los CODINOMES de los rateros cómplices de Odebrecht, tampoco los sobornados por Montesinos (Vladivideos) ni los miembros de la Organización  Criminal Las Chalinas Verdes. ¿Ahora tampoco sabremos quiénes forman parte de otra Organización Criminal de  Los Vacunados Vip?

Basta de querer fomentar la muerte, la destrucción  de la familia y de promover una agenda aberrante. Que algunos comunistas quieran ahora ser “dioses” que decidan cuándo la vida de un ser humano se acabe es inaceptable.

 

PS No dejen de leer la columna de Martha Meier Miró Quesada  donde hace un comentario esclarecedor sobre la enfermedad que aqueja a Ana Estrada, quien habría “abierto los ojos a la vida” al declarar que “tiene más fuerzas para vivir”.

Dejar una respuesta