Política

SENDERO AL PODER

Por: Martha Meier M.Q.

La proclamación del ex toledista Pedro Castillo, candidato del Lápiz, como presidente tras tan tramposas elecciones, supondría el triunfo de los enemigos de la democracia liberal y de nuestras instituciones republicanas. Es el arribo al poder de Sendero Luminoso con el MRTA; de hecho, más de cinco congresistas electos por Perú Libre tienen antecedentes por terrorismo. Castillo lloriqueaba durante la campaña porque lo ‘terruqueban’, como si el apoyo frenético del Movadef, brazo político de Sendero, no fuera evidente (también le acompañaron en la huelga magisterial de 2017).

La unificación de las izquierdas asesinas y las ‘democráticas’ se cocinó a lo largo de las últimas dos décadas. En 2012, durante el gobierno de Humala, Nicolás ‘Coche Bomba’ Lynch, militante del Partido Comunista del Perú-Patria Roja, recibió a miembros del Movadef en su despacho de embajador en Argentina; escándalo que lo llevó a renunciar mediante carta al presidente en la que dijo: “Siento repulsión por la campaña mediática contra mi persona […] por una supuesta simpatía de mi persona por Sendero Luminoso o su fachada el Movadef”. Lynch sabía, pues, que Movadef es fachada de Sendero e igual recibió a sus representantes. Patria Roja, otrora prosoviético, tiene alcance nacional y su ideario marxista-leninista ha calado en los maestros del SUTEP y un sector de las Rondas Campesinas.

En reciente entrevista de Mayra Calderón en Perú21, el ex ministro del Interior y ex integrante del Grupo Especial de Inteligencia, GEIN, General PNP Carlos Morán, aseguró que “nos enfrentamos a los que quieren torpedear el sistema democrático”. Mientras la mitad del Perú se resiste a caer en la órbita narco-castro-chavista senderófila, el sociólogo y ex toledista Sinesio López escribe extasiado en La República: “es la primera vez que triunfa la izquierda a nivel nacional, que se unifica, pese a su diversidad ideológica”. ¿No le preocupa la “diversidad intelectual” del genocida Sendero Luminoso?

Hace algunos años Abelardo Sánchez León escribió en “El Comercio”, que la izquierda legal peruana tenía una deuda por no haber deslindado tajantemente del terror desatado por Sendero y el MRTA. Ese deslinde era fundamental para la democracia y la reconciliación entre peruanos. No se dio y lo que tenemos hoy son comunistas arañándose por llegar al poder, aunque sea tramposamente, aconchabados con los asesinos terroristas.

El 31 de agosto de 1983, en plena sangría desatada por los senderistas, Sinesio López escribió en la página 2 de ‘El Diario de Marka’: “¿Quién es más patriota: Abimael Guzmán, que está dispuesto a morir y a matar por lo que cree -equivocadamente o no- bueno y justo para su país o Carlos Rodríguez Pastor, que sin arriesgar su pellejo, ha puesto la economía del Perú en manos de las trasnacionales y de la banca extranjera?” Esa perversa cojudez mental es la que celebra anticipadamente la muerte de la democracia liberal peruana y venera a Cuba y Venezuela.

¡Ampáranos Señor!

1 comentario

Dejar una respuesta