La columna del Director

MARTÍN VIZCARRA ES UN HIJO DE LA VACANCIA

Por: Luciano Revoredo

Un grave error ha cometido el Ejecutivo al anunciar la demanda competencial para determinar la validez de la admisión de la Moción de censura en contra del presidente de facto Martín Vizcarra.

Al respecto ya había adelantado en un inteligente tuit Martín Belaunde Moreyra que la incapacidad moral puede ser un hecho delictivo, pero no se evalúa como un delito sino como una conducta del presidente reñida con la ética determinada en conciencia por 87 congresistas que votan en ese sentido. No se suspende con una acción competencial ante el Tribunal Constitucional. Y señaló que Martín Vizcarra se olvida que él es un hijo de la vacancia y que no debe desconocer el origen de su filiación que marca su mandato. Otros tuiteros menos finos le atribuyen otras filiaciones irreproducibles.

En consecuencia, presentada la demanda competencial debemos entender que Vizcarra desconoce la autoridad y competencia del Congreso de la República y que probablemente piense no ir a la citación del pleno. Es decir, no se quiere aceptar el orden constitucional, y piensa con argucias legales y la colaboración de un TC genuflexo que ya avaló el golpe de estado, impedir que el Congreso que él diseñó vote por su vacancia. Vizcarra frente al congreso es la duplicación del drama del Dr. Frankestein que termina acorralado por el monstruo que el mismo creó.

Va quedando claro que pateará el tablero y que esa fue la razón de fondo del nombramiento del impresentable Zeballos en la OEA. Muy pronto nos saldremos del cauce constitucional y el dictador buscará la bendición de los organismos internacionales.

La semana que viene estará cargada de sorpresas e incidentes. Se anuncian más audios de deplorable entorno presidencial y es de esperar que el Congreso sepa actuar con prudencia y pasos muy seguros para alcanzar los votos que pongan fin a este funesto gobierno.

Mientras tanto aparecerán personajes de reparto en esta tragicomedia como el “constitucionalista” Omar Cairo, siempre presto a sostener cualquier absurdo con tal de estar al servicio del gobierno, o Salvador del Solar, calificado por la analista Gabriela Chávez como el “otro Richard Swing”, que fue el soporte del golpe de estado y luego corrió, pero que aparece siempre oportuno. Vizcarra por su parte ha de estar a la espera del siguiente impacto en esta semana de tensa espera. Claro, siempre con la tranquilidad de tener a gran parte de la prensa nacional en planilla.

1 comentario

  1. Creo sr. Revoredo, que Vizcarra es el que está en la planilla de cierta prensa y no al revés, son ellos quienes lo han aupado y quienes lo sostienen, son ellos los que son parte del club Bilderberg, son los poderosos locales, quienes obedeciendo a los poderosos mundiales hacen y deshacen. Y ahora intentan convencernos que va a ser más caro que se vaya Vizcacha.

Dejar una respuesta