La columna del Director

LA VIEJA ESTRATEGIA DE UN PASO ADELANTE Y DOS ATRÁS

Ante esto solo hay un camino y es el de la vacancia presidencial.

Por: Luciano Revoredo

Con Castillo gobierna la hez de la sociedad. El lumpen rojo. Nada lo sacará de su empeño neosenderista de destruir al país. Algunos ingenuamente creen que la salida de Bellido y Maraví abre las puertas a la gobernabilidad. Nada más falso.

La estrategia es clara. Al inicio nos han endilgado un gabinete impensable de ignorantes y delincuentes. Ante la indignación general y el riesgo de la vacancia, han retrocedido estratégicamente.

Baste recordar a Lenin que escribió el ensayo Un paso adelante, dos pasos atrás. Que no es otra cosa que el sustento de la necesidad de dar marcha atrás en algunos casos. Según Lenin esta estrategia ha de ser la excepción, pero cuando es necesaria es inevitable. Está claro que la revolución puede enfrentar impases, fracasos y frustraciones, ante ellos hay que actuar con astucia y retroceder temporalmente.

Para los comunistas la revolución solo triunfa con el exterminio del enemigo. Es un camino largo y sacrificado en el que hay que saber cambiar de ritmo, evitar los tropiezos y sobre todo dar marcha atrás oportuna y temporalmente cuando es necesario. Esto lo sabe muy bien el neosenderista Pedro Castillo.

La reacción que acabamos de ver, que concluyó con los cambios en el gabinete, es de manual. La revolución está en marcha. Los manejos turbios en los Gobiernos Regionales, el fraude electoral, el copamiento de instituciones, el desprecio por el modelo republicano y el enfermizo afán de cambiar la constitución son pasos muy bien estructurados. Así van avanzando hasta que topan con la indignación ciudadana.

En un principio Castillo calla y avala a sus impresentables ministros, incluso en el peor momento visita a Maraví y se fotografía desafiante con él. Mientras Bellido agrede a la oposición y se burla de los medios. A la par el dólar sigue escalando y los precios subiendo. En el congreso y la calle se empieza a hablar fuerte de la vacancia, entonces es el momento del retroceso estratégico. Viene el cambio de ministros como un gesto para la galería. En los próximos días veremos a la premier antiminera y enemiga de la inversión privada, convocando al diálogo y la unidad nacional. No faltarán los ingenuos que creerán que se trata de gestos democráticos y que estamos ante un giro al centro. Grave error.

Los comunistas no cambian. Siempre son arteros y ladinos, la mendacidad es su estado natural. Por eso mientras muchos creen que estamos ante pasos conducentes a la moderación han colocado a una senderista en el ministerio de cultura, a un sindicalista radical en educación y han puesto en el ministerio del Interior al abogado de Vladimir Cerrón, un expolicía con un pasado vergonzante y que ahora tiene a su disposición toda la documentación de inteligencia y las investigaciones sobre los Dinámicos del Centro, para colmo es socio del pintoresco Raúl Noblecilla Olaechea, sobrino engreído del “canciller” de Sendero Luminoso Adolfo Olaechea Cahuas.

Esa es la realidad. Estamos en una breve tregua, igual vienen por nosotros y el país. Ante esto solo hay un camino y es el de la vacancia presidencial.

#VacanciaYa

 

 

1 comentario

  1. Pues, eso mismo, en política no hay que ser ingenuos. Si castillo y sus secuaces fueran inteligentes, se darían cuenta que al peruano le gusta trabajar tranquilo, que las cosas no suban mucho de precio y que le dejen hacer sus negocios, claro está eso requiere estabilidad política, la cual trae estabilidad económica, basta con poner en los ministerios claves, (economía, trabajo, interior, educación, minería) personas respetables, con cierta experiencia, castillo bien podría contentarse con ser humala 2. Supongo que en esas está el zurdaje y la caviarada

Dejar una respuesta