Iglesia y sociedad

LA LABOR SOCIAL DE LA IGLESIA EN TIEMPOS DE PANDEMIA

Por: Katerin Ccorahua

El Perú es el país más azotado por esta pandemia en Latinoamérica, hospitales colapsados, enfermos abandonados, bonos fantasmas, temor y hambre se vislumbra en todos los rincones del país. Ante esta situación crítica hay una institución que viene trabajando arduamente desde el principio de la cuarentena, aquella que ha llegado a zonas en las cuales el gobierno no accede, la Iglesia. La labor social que ha desempeñado ha reconfortado el alivio de miles y miles de peruanos. Y a pesar de las críticas por su posición conservadora, es la principal organización que ha brindado ayuda en los tiempos de necesidad demostrando el amor y la caridad que predican.

EL ROL DE LA IGLESIA EN LA SOCIEDAD

En los últimos años, la Iglesia ha sido relacionada con prejuicios y fobias, mas su labor social no es conocida ni mencionada por los medios de comunicación, mucho menos se expresa palabra alguna de gratitud en las conferencias de prensa del gobierno.

Así lo menciona el padre Luis Gaspar: “Veo el esfuerzo que hace los sacerdotes y los obispos, así como la iglesia evangélicas cristianas que están en los pueblitos, en las zonas más alejadas, más desprotegidas, más pobres, más olvidadas. Del trabajo encomiable que hacen estas instituciones, no hay un gesto, una palabra de gratitud en tantos días, tantas veces que sale el Sr. Presidente de la República a informar cómo va el tema de la pandemia en el país, mas no hay una voz de aliento y gratitud a la iglesia católica”.

Sin embargo,  el rol que cumple la iglesia es fundamental  en la sociedad, porque sin ella muchas familias no hubieran sido sustentadas en los tiempos de crisis, no solo en el país sino en todo el mundo. Históricamente el accionar social de la iglesia ha sido silenciosa, expresando de esta manera su propósito natural. Josep Maria Jubany conceptualiza: “La acción social de la Iglesia es aquella labor que llevan a cabo las comunidades cristianas a favor de los más desfavorecidos y de los más pobres, a la luz del evangelio (…) la acción social de la Iglesia es la manifestación irrenunciable de su propia esencia”.  Desde los inicios del cristianismo en la antigua Roma, la ayuda al más necesitado se ha visto manifestada hasta la actualidad y es parte de la misión de la Iglesia cristiana.

Su compromiso “La iglesia no solo tiene una responsabilidad espiritual sino también una responsabilidad social (…) la iglesia en distintos países se hace presente ayudando a los más necesitados. Aquí en el Perú muchas iglesias están ayudando de diferentes credos y denominaciones pero con un sentir social, con una sensibilidad de apoyar a los más necesitados. La iglesia está ayudando, ha entendido esa responsabilidad de apoyar en estos tiempos a gente que vive en extrema pobreza y necesidad, así que pues, la iglesia cumple esa labor, encomienda de parte de Dios” menciona el pastor Enoc Ramos del MMM.

Referente a la ayuda social en la actualidad,  el ex Congresista y  pastor Juan Carlos Gonzáles indica: “Nosotros no regalamos cosas, nosotros ayudamos socialmente a la gente para cerrar brechas sociales alimenticias y sobre todo llevamos una palabra de esperanza, una palabra de fe para que esta gente salga adelante. (…) La gente en este momento no lo está pasando muy bien, es una realidad muy triste en verdad”.

Es incalculable la contribución de la iglesia evangélica  y católica al país; la asistencia a pobladores por grupos de edades, por condiciones socioeconómicas, por zonas, por sexos y todos los que desean recibir de su asistencia, entre ellos están los orfanatos, asilos,  centros para mujeres, refugios para indigentes, comedores, centros de rehabilitación para alcohólicos y drogadictos, etc. Sin contar con las cifras de los peruanos que han mejorado su condición espiritual y su conducta acorde a los dictámenes morales por falta de un estudio minucioso sobre ello. Su contribución a la sociedad no solo se reduce a su aporte económico, sino rebosa en el aporte inmaterial como es en la dedicación de tiempo, amor, afecto, solidaridad: cosas que no solo se miden sino se demuestra en los hechos y resultados, como dijo el  Maestro, “Por sus frutos los conoceréis”.

EL TRABAJO SOCIAL EN LAS IGLESIAS PERUANAS

En el Perú la iglesia de distintas denominaciones está activa y en acción, por medio del presente escrito solo se menciona  tres de ellas, sin embargo, representa la inmensa labor de pequeñas, medianas y grandes congregaciones. La primera de ella es la congregación  Agua Viva, que ha venido trabajando en estos tiempos de pandemia en el área alimentaria con asentamientos humanos. Uno de los líderes de la congregación es el pastor Juan Carlos Gonzales, juntamente con un equipo de voluntarios de la misma iglesia recorren los lugares de necesidad en Lima. Él manifiesta: “En este momento (…) tratamos de ayudar a la gente en los temas alimenticios, tenemos como meta establecer 50 comedores comunales. La gente piensa que estamos regalando cocinas  ¡no!, estamos estableciendo comedores comunales para que la gente  pueda alimentarse sostenidamente con el tiempo y ahorrar costos. Hay gente que no come tres veces al día, comen una vez y mal todavía”.

La segunda en referirnos es una congregación evangélica grande en el país, el Movimiento Misionero Mundial,  que en distintos departamentos a nivel nacional ha venido apoyando a los que menos tienen. El pastor Enoc Ramos de la zona de Canto Grande, juntamente con su equipo viene trabajando en proyectos sociales aún antes de la pandemia: “En la iglesia de Canto Grande ahí se ha formado un  colectivo social llamado <Amor y fe>, quienes tienen esa responsabilidad de poder apoyar a los más necesitados.  Venimos trabajando desde antes de la pandemia con varios proyectos, uno por ejemplo es el repartir desayunos a los más necesitados sobre todos los niños en etapa escolar que viven en los cerros, se paralizó por esta crisis. También tenemos una academia virtual, primeramente ha sido presencial pero por la pandemia ahora es virtual donde apoyamos a los jóvenes de extrema necesidad que no pueden pagar una academia pero que tienen ese deseo de postular e ingresar a la universidad y pues lograrse la vida, estamos apoyando. Enmarcando este tiempo de pandemia la iglesia de Canto Grande ha salido a diferentes lugares, a los cerros de SJL llevando víveres, útiles escolares a los más necesitados, se han repartido 600 canastas de víveres a diferentes familias de la iglesia para los hermanos que lo necesitaban. La iglesia se hace presente y seguimos, en estos días llegaremos a otros cerros más en SJL para seguir en esta labor que Dios lo demanda”.

Y el tercer referente es la  congregación católica, sus obras son reconocidas en muchos países, Perú no es la excepción, y aún tiene una labor ardua de sustento y caridad a la población. En la parroquia del padre Luis Gaspar se viene trabajando de la siguiente manera: 

“Empezamos visitando a los enfermos con mucho cuidado y atendiendo a las familias más necesitadas, pidiendo donativos de víveres, alimentos y preparando canastas o bolsas de víveres. Desde mayo hasta la actualidad estamos dando almuerzo diarios de lunes a sábados alrededor de 500 personas en asentamientos humanos, están entre los límites de Surcos, Chorrillos y San Juan de Miraflores, eso desde el punto de vista social. También procuramos buscarles las medicinas básicas para afrontar esta pandemia”.

Con lo anterior podemos referir que ninguna otra institución en el país ha trabajado y trabaja activamente a favor de las familias peruanas como lo hace la Iglesia. En la trayectoria de estos últimos años, ONGs u otras instituciones de tendencias izquierdistas la han criticado rígidamente, pero cuando la realidad aprieta y el estómago ajusta, solo queda aquella que tiene un fiel compromiso con el bienestar de las personas.

LA IGLESIA COMO UN POTENCIAL ALIADO ESTRATÉGICO

Hoy en día la Iglesia crece y se expande, un peligro para algunos sectores, más bien para sus afiliados y a la población que cobija. La comunidad católica cuenta con 72.9% y los evangélicos representan un 17.4% de la demografía nacional. Este desarrollo se concretizan en sus estructura y redes eclesiásticas al tener un departamento especialmente de ayuda social.

En el caso de la Iglesia católica trabaja con la red internacional y nacional de Caritas, menciona el padre Luis Gaspar: “Hay un organismo supranacional que se encarga de todas las ayudas sociales, es Caritas Perú, y en cada (…) ciudad lleva su nombre. Desde esas caritas locales se descentraliza la ayuda que va llegando desde Caritas Perú que es de la Conferencia Episcopal Peruano, ahí llegan las ayudas de instituciones privadas y del extranjero”.

En la iglesia evangélica Agua Viva la agrupación de ayuda social se llama Semilla “Nosotros reactivamos el brazo social, llamado “Semilla” tenemos 4 pilares con respuesta rápida a esta situación de emergencia como lo que pasó en Villa el Salvador. Ahora, priorizamos ese tema de la ayuda médica, la brecha social que hay alimentación y anemia, el tema de educación y el de emprendimiento”, nos dice el pastor Juan Carlos Gonzales.

En este sentido, la iglesia no se aísla de predicar en los templos, parte de su tarea es ayudar a los que menos tienen. Una de sus grandes ventajas es su posición geográfica,  hay templos eclesiásticos en cada zona y lugar del país facilitando esta labor social. Si se tomará en cuenta  su área circuncidante y las familias que abarcan, la iglesia podría ser uno de los mayores aliados estratégicos para el gobierno y su trabajo en mitigar la pandemia. Pero este es un punto que se queda corto,  ya que sus relaciones se han observado quebradas en los últimos años. Un punto importante e indispensable es que si se quiere trabajar a favor de los peruanos, los recelos y las diferentes visiones políticas deben dejarse de lado, para tomar así en cuenta la necesidad de la población como prioridad de parte del gobierno. En relación a ello el pastor Juan Carlos Gonzales y el padre Luis Gaspar dicen en ese orden:

“Nosotros tenemos la disposición de ayudar al gobierno totalmente, lamentablemente estamos ya julio y no saben cómo  controlarlo, tienen que llamar a toda  la sociedad civil para que pueda ayudar al gobierno”.

“Yo no entiendo por qué hasta el día de hoy el Ejecutivo no hace un convenio con las iglesias para poder llegar a todos los espacios, porque la Iglesia es la conoce a su gente y esta la que está en todos los lugares es la que podría ayudar más, yo no entiendo por qué no trabajamos en equipo y unidad”.

 EL DESAFÍO DE LA IGLESIA EN EL PERÚ

La iglesia, institución más potente por su desplazamiento de ayuda social que brinda y su posición geográfica, es la menos considerada como aliada fundamental en la lucha contra las consecuencias del coronavirus y la estática económica. La institución que más desenvolvimiento ha tenido en estos meses en beneficio de los demás, ahora, lamentablemente, es la más restringida. Si el ayudar es parte de la iglesia, el congregar es esencial para la comunidad cristiana, es por ello la demanda de la apertura de sus templos.

Abrir los templos es un consuelo para la gente, esa experiencia religiosa también ayuda no solo a nivel espiritual, que es fundamental, sino también al nivel psicológico, la gente necesita estar cerca a sus creencias y esto es una forma de ayudar a la población” mencionó el padre Gaspar.

Razones no faltan para corroborar lo anterior, es parte de la salud mental de los creyentes el poder expresarse libremente en los lugares de sus credos, considerando las precauciones del caso, pues la iglesia se ha convertido en objeto central para sus detractores, manifiesta el pastor Juan Carlos Gonzales:

Yo estoy de acuerdo que abran la iglesia pero quiero sugerir que sea con una prudencia tremenda, porque si alguien se contagia en un Mall nadie va a decir nada, pero si se contagian en una iglesia, se va hablar, ese es el tema. Nosotros siempre nos sacan con cosas que no son”.

 

Con las puertas cerradas y las sillas vacías, la iglesia ha estado en constante movimiento cumpliendo su labor a nivel nacional, aunque su trabajo no es reconocido por el gobierno ni los medios de comunicación, incluso impidiendo su apertura, su rol dejará huellas en todas las familias asistidas y alcanzadas por su insuperable labor en estos tiempos de pandemia.

 

  • Para este artículo se consideró a algunas congregaciones grandes, sin embargo, representa la labor genuina de la iglesia en el Perú.
  • El trabajo visible de otras congregaciones en el país:

https://www.facebook.com/100002217075769/videos/vb.100002217075769/2988231007927439/?type=2&video_source=user_video_tab

https://www.facebook.com/search/top/?q=alianza%20cristiana%20ayuda%20social&epa=SEARCH_BOX

https://www.facebook.com/547670135411863/posts/1594165444095655/

https://www.facebook.com/titohg/posts/10158434871469709

https://www.facebook.com/esmirnaiglesiaperu/posts/3129543127083495

https://www.facebook.com/search/top/?q=Ayuda%20Social%20-Iglesia%20%20per%C3%BA&epa=SEARCH_BOX

https://www.facebook.com/search/top/?q=Ayuda%20Social%20-Iglesia%20%20per%C3%BA&epa=SEARCH_BOX

 

 

 

 

 

Dejar una respuesta