Política

9 AÑOS DE GOBIERNO CASTROCHAVISTA PERUANO

Por: Renatto  Bautista Rojas

El 28 de julio del 2011 asumió la Presidencia de la República, el agente castrochavista Ollanta Humala. A diferencia de algunas amistades, siempre consideré que el castrochavista Humala iba a implementar el mayor plan demagogo, al estilo de su jefe el dictador Chávez, para quedarse en el poder hasta el día del juicio final que inexorablemente todos afrontaremos.Felizmente me equivoqué porque el castrochavista Humala no quiso cambiar el modelo económico, no sé el por qué podría ser porque la derecha peruana no lo permitiría o la clase media era más fuerte antes o porque Alan García se tumbó el plan de la reelección conyugal, lo positivo que no hubo la mentada reelección ni cambio de Constitución ni del modelo económico, pero si fue el inicio de la llegada de muchos castrochavistas en el aparato burocrático peruano, lo que se llama izquierda caviar o izquierda parasita como genialmente lo llamó Carla García.

Este gobierno fue el inicio de la implementación de la nefasta ideología de género –que es el brazo efectivo del marxismo cultural para millones que no han leído libros de Marx y Engels- como fue el inicio de la sistemática campaña de demolición a la majestad del Parlamento que fue, es y debe ser el primer poder del Estado.

Pasaron los 5 años del castrochavista Humala, para ser sucedido por Pedro Pablo Kuczynski, pero para ser sinceros ellos ganaron porque el hoy Presidente de Consejo de Ministro decretó la inamovilidad para las fuerzas armadas y policiales, de esta manera impidieron que los militares y policías votarán por Keiko Fujimori por el recuerdo de mano dura del régimen autocrático del padre.

Por eso, considero que Pedro Cateriano vuelve a este importante cargo para realizar otro fraude electoral en el caso que la segunda vuelta sea entre un candidato de la izquierda caviar con un candidato opositor al castrochavismo. Cateriano juega, sucio en política, porque representa una anti política basada en el odio enfermizo a dos fuerzas políticas como el aprismo y el fujimorismo. Al grado, y esto lo sé de primera mano, que al ser Presidente del Consejo de Ministros, en el gobierno castrochavista Humala, su carro oficial siempre circulaba por los alrededores de la residencia de Alan García. Eso tiene un nombre: Obsesión enfermiza. ¡Siempre quiso ser como Alan García! Le envidiaba su inmensa cultura que tenía, tal vez fue la principal causa del odio enfermizo que muchos tuvieron contra García Pérez.

Volviendo con el precario gobierno de Kuczynski,  a pesar de ser derechista, gobernó con muchos castrochavistas como un tal Nieto, implicado en las corruptelas de Villarán, permitió la permanencia del caviar Saavedra en el estratégico Ministerio de Educación, donde dio muchas consultorías a sus colegas caviares, además de la permanente campaña mediática contra la majestad constitucional del Congreso al ponerle el injusto sambenito de “obstruccionista” cuando la principal labor del congresista es fiscalizar.

Dejar una respuesta