Vida y familia

LA DIGNIDAD COMIENZA POR RESPETAR LA VIDA Y NO POR EL ASESINATO SELECTIVO

Poder Judicial comete usurpación de funciones al pretender "legalizar" un caso de eutanasia

Por: Alejandro Muñante Barrios
¡El activismo judicial usurpador lo hizo de nuevo! Esta vez, el no tener una ley de eutanasia no fue suficiente para que un juez constitucional ordenara al MINSA y ESSALUD a “respetar” la decisión de morir de la señora Ana Estrada, dejando sin efecto, para su caso, el artículo 112 del Código penal (homicidio piadoso). Sin duda una usurpación flagrante de una función que sólo le compete resolver al legislativo.
Si bien, esta decisión judicial, aún no es cosa juzgada, marcará el primer hito para forzar la aprobación del homicidio legal solventado por el Estado, al que llaman eutanasia, y que ahora visten de un eufemismo bastante particular: “muerte digna”.
El verdadero sentido a la dignidad comienza por respetar la vida del ser humano, independientemente de cómo haya nacido o cuál sea su condición de vida. Sin embargo, como la otrora Alemania Nazi, ahora nos quieren imponer qué vida es digna para ser vivida y cuál no.
Bajo esta manipulación ideológica del concepto de dignidad, la dictadura progre comienza a posicionar definiciones como “vida digna” para justificar el asesinato selectivo de seres humanos en el vientre, y “vida digna” para el asesinato de seres humanos fuera del vientre. Quien crea que el lobby de la eutanasia se quedará tranquilo con esta decisión judicial, está profundamente equivocado, esta agenda, como la del aborto, es progresiva y gradualmente invasiva. Entienda quien pueda.
Por mi parte, de llegar al Congreso, lucharé incansablemente para que jamás se apruebe el homicidio legal en nuestro país. No avalaremos la instalación de una cultura de la muerte.

Dejar una respuesta