Política

IZQUIERDAS Y DERECHAS

Por: Alberto Mansueti

Así como hay norte y sur, calor y frío, polos positivo y negativo, agua y seco, día y noche; así en la política hay izquierda y derecha. Son las categorías básicas, fundamentales.

Izquierda es colectivismo, socialismo, estatismo, supresión de la libertad en aras de la igualdad, salvajismo, y tiranía de las mayorías. ¿Y derecha? Lo contrario: individuo antes que Estado, capitalismo y democracia “representativa, republicana y federal”, como aún reza el Art. 1 de la Constitución de Argentina, que hasta hoy ningún socialista se ha atrevido a cambiar.

Por eso el mercantilismo es una derecha mala, que se vale del estatismo para conferir privilegios a los empresarios amigos del Gobierno. Es el “capitalismo de compadres”, que le abre las puertas a la izquierda y a todas sus plagas. Pero esa es otra historia. Derecha buena: la liberal, capitalismo de libre mercado.

Todo intento por ocultar, negar o relativizar la dualidad “izquierda-derecha” es engañoso y se condena al fracaso. Como por ej. el “Test de Nolan”, una trampa de los “libertarios” para llamarnos despectivamente “conservadores” a los liberales clásicos, y negarnos la calificación de liberales.
Para saber si eres de izquierda o derecha, puedes hacer el “Test de Marx y Engels”. Es con los Diez Puntos del “Programa Mínimo” del Manifiesto Comunista de 1848, que resumen las ideas clásicas de la izquierda, las que han inspirado las diez “políticas públicas” estatistas más comunes hasta hoy. En cada una, marcas “1” si estás de acuerdo, o “0” si estás en contra.

(1) Reforma Agraria, o sea: lucha contra el latifundio, la gran propiedad rural.
(2) Impuesto Progresivo, o sea: quien gana más, paga más porcentaje de impuesto.
(3) Impuesto a las herencias, para más igualdad de oportunidades.
(4) Nacionalización de grandes empresas extranjeras, y confiscación de propiedades privadas, por
motivos de bien común.
(5) Banco Central, para emitir moneda nacional de curso legal, y bancos estatales, para orientar el crédito
al servicio del público.
(6) Ferrocarriles y transportes del Estado, para ir hasta los lugares más alejados.
(7) Fábricas, fincas y empresas comerciales estatales, para hacer productos más baratos.
(8) Leyes del Trabajo, urbano y rural, fijando sueldos mínimos, y dignas condiciones laborales.
(9) Retenciones en las ganancias de las empresas privadas en minería, petróleo y gas, y de las grandes
industrias y haciendas agropecuarias.
(10) Educación pública y universal, gratuita y obligatoria para todos los niños y jóvenes.

Si tus puntos suman 10 o 9, eres de izquierda total. Entre 8 y 6, bastante de izquierda. Entre 5 y 3, algo de izquierda. ¿Menos de 3? Felicitaciones: eres de los nuestros, ¡la derecha! Esas acciones de Gobierno son comunes y corrientes en todo el mundo desde hace casi un siglo, y están
aún vigentes, así que reversadas (puestas de revés), constituyen el “Programa de Retorno” al capitalismo liberal, desandando el “Camino de Servidumbre” al socialismo según Hayek, que es el de la izquierda. Cómo salir del socialismo/comunismo? Muy simple: ¡La Salida es por la Derecha! Sus Diez Puntos son:

(1) Propiedad privada del suelo y del subsuelo, de aguas y costas.
(2) Impuesto único, universal y uniforme: no más del 5 %, sólo para seguridad, justicia e infraestructura.
Y en la transición, bonos en educación, salud y previsión para los más pobres.
(3) No más funciones, poderes ni recursos para el Estado. No aranceles, impuesto a la herencia, u otros
nacionales. A niveles regional y municipal, cada entidad puede decretar todos los impuestos que aprueben
sus residentes, para los fines que aprueben sus residentes: Federalismo Fiscal.
(4) Iniciativa, actividad y empresa privada en mercados libres de violencia y fraude.
(5) Banca privada y en competencia abierta, con Patrón Oro y reserva total. Sin Banco Central.
(6) No a las empresas estatales; Gobierno limitado a la seguridad, justicia y obras públicas, entre ellas
vías de comunicación, con empresas privadas de transporte.
(7) No a los monopolios: ni estatales ni privados; siendo “monopolio” cualquier subsidio u otro privilegio
para empresas. Ni privilegios para partidos políticos, sindicatos, iglesias, centros educativos, deportivos,
artístico-culturales, filantrópicos u otras instituciones voluntarias.
(8) Plena autonomía de la voluntad, y libre contratación en negocios y actividades privadas.
(9) Respeto a la propiedad privada en minería, petróleo y gas, y sector agropecuario, etc., a la ganancia y
a la expectativa de “lucro” (significa “logro”) como único y suficiente incentivo para la producción.
(10) Educación libre; es decir: privada y en abierta competencia, sin planes de estudio ni programas
oficiales impuestos o controlados por el Estado.

Con este programa anti-Marx y Engels 48, también puedes hacer otro test: el Test del Liberalismo Clásico, o la Derecha buena. Igual que en el anterior: sumando 1 en tus acuerdos para cada punto.

Dejar una respuesta