La columna del Director

HE QUERELLADO A PAOLA UGAZ

Por: Luciano Revoredo

El pasado 06 de setiembre me he visto en la obligación de iniciar una querella por el delito de difamación agravada en contra de Paola Margot Ugaz Cruz, ateniéndome a lo indicado en el art. 132 del Código Penal. El motivo que me ha llevado a dar este paso radica en las declaraciones que la periodista Ugaz realizó en distintos espacios mediáticos y que, a pesar de nuestro pedido formal —recibido el 9 de julio en su domicilio— no ha rectificado. Ugaz ha dicho reiteradamente que el medio que yo dirijo ha venido publicando no solo mentiras sino denuncias difamatorias y que está dedicado a cometer sistemáticamente el delito de difamación en su contra. Además, Ugaz refiere que yo la he llamado “fea, bruta y tonta” por su condición de mujer.

Las afirmaciones de Paola Ugaz han tenido un impacto en mi buen nombre e inclusive buscan desestabilizar mi vida profesional y familiar. Como periodista entiendo que puede haber diferencias de opinión y posturas diversas ante un mismo hecho. Sin embargo, hay ciertos límites que no se pueden traspasar. En ese sentido, dado que Paola Ugaz ha afirmado cosas que son falsas y que afectan mi bien jurídico, amparado por la ley, he decidido dar este paso.

La investigación sobre el proceder periodístico de Paola Ugaz desde laabeja.pe se inició luego de que su colega Pedro Salinas respondiera a una columna de opinión que publiqué con motivo del libro “Mitad monjes, mitad soldados” que, como se recordará, escribieron juntos. La respuesta de Salinas me hizo ver que en su modo de operar había cosas que no responderían a los cánones profesionales del periodismo. En lugar de debatir argumentos, se centró en insultos a la persona y argumentos ad hominem. A partir de este indicio, consideré oportuno continuar mi investigación, a la cual se sumó Paola Ugaz, y pude confirmar que ambos periodistas tendrían un modo de operar similar del cual hoy yo estoy siendo víctima.

En este proceso periodístico, los diversos artículos que hemos publicado cuentan con el sustento necesario. Debo decir que los hechos revelados en nuestras investigaciones han servido como base para que otros periodistas pongan atención sobre dichos y hechos que requieren un esclarecimiento. Además, consideramos que la opinión pública tiene el derecho de conocer otro lado de la historia que, por razones que no es el momento de enumerar, se suele omitir. Parecería que este libre ejercicio de la libertad de expresión —que, por otro lado, ellos ensalzan— molesta en tanto cuanto no avala su perspectiva de las cosas.  Esta consecuencia habría molestado a Paola Ugaz quien, asumiendo el papel de víctima, en lugar de aclarar los cuestionamientos que pesan sobre ella con pruebas válidas, ha preferido hacer uso de su privilegiado posicionamiento mediático para atacarnos. En mi calidad de director de este medio, en el cual colaboran muchos otros profesionales, de padre y esposo, no puedo sino alzar la voz en defensa de nuestros derechos.

Quiero aclarar que esta querella no encuentra su motivo ni en el rencor ni en la revancha. Paola Ugaz ha dicho cosas que son falsas y que dañan mi buen nombre. Esperamos que la justicia cumpla su labor y, sea cual sea el resultado del proceso, yo quedo tranquilo con haber procedido según el dictado de mi conciencia.

1 comentario

  1. Lucían o Revoredo, ud esta en todo su derecho en hacerlo, ya es tiempo que entiendan ciertos periodistas como la sra Ugaz que con las honras no se juega. Y que sirva de ejemplo para otros, tanto periodistas como políticos, artistas y gente en general que se creen con derechos a embarrar, tirando piedras a diestra y siniestra sobre todo, a los que no piensan igual o no concuerdan con ellos para que luego escondan la mano e histrionicamente se hagan las víctimas. Confíe en el Todopoderoso en primer lugar, el Juez Supremo de los jueces, a Él no se le escapa ningún detalle. Y Mantengamos al tanto! Estaremos pendiente y orando por ud.

Dejar una respuesta