La columna del Director

COMO SE DESTRUYE UNA HONRA IMPUNEMENTE

El caso de Alberto Gómez de la Torre

Por: Luciano Revoredo

Hace dos semanas publicamos un artículo sobre el caso de Alberto Gómez de la Torre Pretell, un ciudadano peruano que vio su vida destruida luego de que el periodista inglés Seamus Mirodán y el peruano Daniel Yovera publicaron el reportaje “The Sodalitum Scandal” a través del cadena mediática musulmana Al Jazeera. Todo bajo la producción de Paola Ugaz Cruz, como ella misma reconoció en un tweet que luego borró.  En este reportaje acusan a Gómez de la Torre de asesino y de traficante de tierras. Como ha demostrado un informe de investigación del reconocido periodista Miguel Ramírez sobre el tema, estas acusaciones no solo no tienen sustento sino que parecería se hicieron con el afán propositivo de dañar a una institución religiosa sin percartarse de que en el camino arrastraban la vida de personas inocentes. Entre las fuentes que usan para lograr este objetivo están las declaraciones del prontuariado Samuel Alberca. Aquí lo que Ramírez descubrió en su informe que algunos buscan desacreditar por obvias razones.

¿Quién es Samuel Alberca Reyes?

Luego de leer el informe de Miguel Ramírez, surgen algunas preguntas pertinentes que rodan el surrealismo sobre todo cuando se trata de periodistas que se vanaglorian de tener prestigio y que, además, pertenecen a la argolla de renombrados profesionales de la información que hoy se llenan la boca pontificando de ética. ¿Cómo así puede una cadena internacional hacer un reportaje dizque de investigación teniendo como uno de los testigos principales a una persona con 18 páginas de antecedentes penales y no darse el trabajo de corroborar su versión de los hechos? ¿Cómo es posible además que luego, en un juicio, el mismo Daniel Yovera dijera que esas declaraciones eran “sui generis” y que no se podían corroborar?

Pero vayamos por partes. En el documental de Al Jazeera, Samuel Alberca Reyes es presentado como el líder original de la organización criminal de la Gran Cruz del Norte. En el momento de la producción del reportaje ya contaba con las mencionadas 18 páginas de antecedentes policiales y penales. En la entrevista que le hace Yovera él narra que que en una reunión en la Parroquía del Santísimo Sacramento en Piura, Alberto Gómez de la Torre y Monseñor José Antonio Eguren le ofrecieron 3 millones de dólares para invadir tierras a favor del Miraflores Country Club, empresa de la cual Gómez de la Torre era gerente. Alberca reconoce que estuvo tentado por la propuesta pero le entró un sentimiento de solidaridad por las personas de la zona y rechazó la oferta. De hecho, un acto inverosimil viniendo de alguien con ese prontuariado de extorsión a empresarios de construcción civil, de asesinato de una decena de personas y una fortuna de 20 millones de soles.

 Pero el cuestionamiento más importante ante este testigo lo hace acertadamente Miguel Ramírez en su investigación: “Al margen de esos antecedentes, ¿era suficiente su declaración para difundir la grave acusación del supuesto soborno de los 3 millones de dólares? ¿El reportero trató de verificar si lo que decía era cierto o trató de contrastar su versión con otras fuentes o testigos? De lo que se desprende del reportaje difundido, aquello no ocurrió. Solo aparece la declaración de Alberca, mas no se cita, ni menciona o aparece otro hecho o testigo que sustente lo que afirmó”.

A esto se suma que en el año 2018, durante la declaración que hizo como testigo en el proceso por difamación de Monseñor Eguran contra Pedro Salinas, el mismo Yovera dijo que la declaración de Alberca Reyes “era una declaración sui generis, pues no había forma de comprobar su veracidad”. Ante este absurdo, Ramírez se pregunta: “¿Si no había forma de comprobar la veracidad del dicho, por qué le dio credibilidad y lo insertó en el reportaje?”.

Más aún, al ser querellado en el año 2018, el propio Alberca dijo ante un juez que “no tenía pruebas de lo que había afirmado”. Por otro lado, también llama la atención que si el episodio del intento de soborno se dio en una parroquia, ¿por qué ni Yovera ni Mirodan entrevistaron al párroco? Dice Ramírez: “El responsable de esa pequeña parroquia ubicada en el distrito de Piura es el padre José Guillermo Uhen (…) Lo buscamos y esto fue lo que nos dijo: “Esa reunión nunca ocurrió. Llevo 22 años trabajando en esta parroquia. Estoy rodeado de 2 secretarios y personas que me ayudan. (…)  En nuestros libros no aparecen los nombres que usted me señala (monseñor Eguren, Alberto Gómez de la Torre, Samuel Alberca y Dennis Cruz)”.  Le pedimos al padre Uhen hablar con sus dos secretarios, a lo que accedió. José Fiestas y Jaime Yarlequé también desmintieron aquella reunión”. Del mismo modo, el sacerdote Uhen confirmó a Ramírez que los periodistas nunca lo buscaron.

Otro punto que revela el informe Ramírez es que el exsuboficial Pedro Zapata Monteza —otro de los testigos claves del reportaje de Al Jazeera— también cuestiona la declaración de Samuel Alberca. Zapata le dice a Ramírez: “Le puedo asegurar que no creo en esa versión. Menos aún, no me consta si efectivamente esa reunión se realizó. Para mí, Alberca se fue de boca”.

Como estas hay varias otras incongruencias en “The Sodalitum Scandal” que se pueden encontrar en el informe completo de Miguel Ramírez quien finaliza el capítulo de Samuel Alberca con esta aclaración: Sorprende que los editores de Al Jazeera, una prestigiosa cadena internacional de noticias, no hayan exigido a los responsables del informe la versión de los denunciados (que pidieron hacerlo a través de su abogado) y tampoco les hayan exigido mayores pruebas de las denuncias allí vertidas. Incluso, después de emitido el documental, Alberto Gómez de la Torre, el representante de la asociación, envió cartas notariales y mensajes electrónicos a los responsables de dicha cadena, pidiendo se rectifique lo allí difundido sobre su persona y se le conceda una entrevista para aclarar las imputaciones. Gómez de la Torre nos entregó un correo enviado el 15 de marzo del año 2017 a Seamus Mirodan, el autor del documental junto con Daniel Yovera. Allí le adjuntó una serie de documentos en los que argumentaba su reclamo.  Al día siguiente, Mirodan le respondió: “Esto es para confirmar que he recibido sus materiales y los consideraré, sin perjuicio, en el momento apropiado. Los mejores deseos, Seumus Mirodan”. Eso fue hace tres años. Hasta hoy, Gómez de la Torre no recibe otra comunicación”.

En este enlace pueden encontrar el informe completo:
https://drive.google.com/file/d/1SrrbszNa098muxqG0CfhPVE_c5Mwks2t/view?fbclid=IwAR1vgoBIuK4QYPxX0rTnFfLquKhoallBG79WO3wRBwKof9oqFYxdCWaPy_0

Dejar una respuesta