La columna del Director

TODOS Y TODAS CONTRA MARTHA CHÁVEZ

Por: Luciano Revoredo

La tergiversación de las opiniones de Martha Chávez es la excusa para perseguirla políticamente. Les resulta incómoda y debe ser desaparecida. Su nivel de manejo técnico en la gestión parlamentaria es largamente superior al de sus colegas de turno. Es una piedra en el zapato para quienes atropellan cotidianamente la Constitución (que justamente ahora quieren cambiarla). Su valentía para seguir sus convicciones quedó expresada en su renuncia a Fuerza Popular cuando su líder se plegó al cargamontón contra Merino y la asunción a la presidencia del hasta entonces intrascendente Sagasti.

Al establishment corrupto le incomoda mucho que Martha Chávez no sea parte de este ambiente deshonesto casi generalizado. Son la progresía y sus tontos útiles, por eso usamos en el título de este artículo el insufrible lenguaje inclusivo.  Son ellos los que como no le pueden enrostrar actos de corrupción, tienen que retorcer y descontextualizar unas declaraciones para desatar la furia contenida contra ella.

La pusieron en el mismo saco de los congresistas investigados por acoso sexual, por tráfico de influencias, por mentir en su hoja de vida, por usar a la policía como seguridad gratuita para sus negocios, por falsificar informes de actividades para recibir dinero público por gastos de representación y un larguísimo etcétera de delitos y actos contrarios a la ética. Muchos de los cuales a veces son minimizados o incluso librados de las sanciones por votos de sus colegas. No por nada la población describe al congreso con la frase “otorongo no come otorongo”.

Pero ella no encontrará ese tipo de “ayuditas”. Los ultras de la izquierda no solo votarán para que se la sancione, sino que además presionarán a sus colegas timoratos y aquellos que quieren ganarse un favor del poder. El odio es una corriente que arrastra a los peces débiles. Luz Cayguaray del FREPAP es uno de ellos.

Gracias a Cayguaray no se pudo aprobar el informe de la Secretaría Técnica de la Comisión de ética que recomendaba el archivo de las denuncias contra Martha Chávez. Y ahora se iniciará un proceso de investigación para seguir hostilizándola. Está por descontado que tanto Rocío Silva Santisteban (Frente Amplio) como Zenaida Solís (Partido Morado) apoyarán siempre cualquier ataque a Martha Chávez. Ambas de los partidos con las dos bancadas menos votadas convertidas ahora en el oficialismo del gobierno de Sagasti.  Pero el voto de Luz Cayguaray llamó mucho la atención.

El argumento de Cayguaray para votar contra Chávez consistió en repetir la tergiversación que orquestó la prensa dependiente de la publicidad estatal: “Expresiones racistas”.

Algo que se torna antojadizo cuando uno lee las declaraciones completas de la congresista Chávez y entiende el contexto en las que se dijeron:

“sin duda es una facultad del presidente de la República, designar de acuerdo a la Constitución y a la Ley, a embajadores políticos, pero eso no puede significar que en plena pandemia se pase por alto la profesionalidad, la carrera de un diplomático que está asignado a una función ante la OEA, se le quite de en medio para hacerle espacio a una persona que quizá debió ir a Bolivia porque como moqueguano y como persona de rasgos así, andinos, es una persona que debería conocer mejor y llevarse mejor con la población mayoritariamente andina o mestiza de Bolivia”

De nada le valió pedir disculpas el mismo día y una reiteración al día siguiente “por si alguien se hubiera sentido ofendido por una interpretación que estuvo fuera de su intención”. El informe de la secretaría técnica reproduce el descargo que explica aún mejor la situación.

“Mi referencia a rasgos andino fue en adición a los argumentos antes señalados y en modo alguno para descalificar ni excluir, sino por el contrario como afirmación, para indicar una fortaleza, una mayor idoneidad…Debe tenerse en cuenta que resultaría en un claro despropósito y grave inconsistencia considerar que toda referencia a lo andino, aunque fuera para afirmar o señalar una fortaleza, sea discriminatoria o negativa. Si así fuera qué sentido tendría que exista Parlamento andino, Comunidad Andina, Comisión de Pueblos Andinos, Amazónicos y Afroperuanos, Ambiente y Ecología, cuota para población andina en elecciones subnacionales”.

Resulta indignante que 3 mujeres congresistas estén retorciendo expresiones de una colega y no hayan denunciado en ningún momento las terribles agresiones que está sufriendo Martha Chávez por parte de los simpatizantes de su favorito Sagasti. Una de ellas incluso publicó el número de su teléfono móvil y la dirección de su casa animando a que vayan a agredirla. Martha Chávez ha publicado en su cuenta twitter estos ataques. Para Rocío Silva Santisteban, Zenaida Solís ni Luz Cayguaray existe la tan cacareada sororidad cuando se trata de Martha Chávez.

Mucho más grave, es el caso de la congresista del FREPAP que es actualmente vicepresidente de la Mesa de Mujeres Parlamentarias Peruanas. En la ceremonia de instalación, Cayguaray  prometió “luchar por los derechos de la mujer y hacerla participativa en la política”. Hoy, parece que esa promesa  también fue arrastrada por la corriente.

2 Comentarios

  1. Una de las pocas congresistas que trató de frenar la estupidez q hacía el Congreso al jalarle la alfombra a Merino fue Martha Chavez porque sabía quienes estaban detrás del partido morado y que todo había sido planeado. Lamentablemente, desde q entró Kuczynski estamos viviendo tiempos en que TODO SE COMPRA Y TODOS SE VENDEN en el Perú. Miren a los políticos, la prensa, payasos de la TV, opinologos, etc. Trabajando al son y ton de progres.

  2. No es de mi simpatía la señora, pero opino que hay algunas que son más iguales que otras. Y Martha Chávez parece ser el punching bag de cierta prensa. Lo raro es que aunque intentan sacarla, sigue siendo elegida. Espero que sepa resistir, cual onagro.

Dejar una respuesta