Política

SIN VOTO Y CON EXPERIENCIA EN COMUNISMO.

Por: Luis Daniel Ramírez Gil 

Aunque no soy peruano quiero ser responsable recordándoles a los hermanos de suelo incaico  que el resultado de esta y cualquier elección puede dañar irreparablemente al país, tal como nos sucedió allá en 1998, con la supuesta pero falsa esperanza de Hugo Chávez.

Yo soy uno de los principales ignorantes que en ese momento prefería su “promesa política” porque, en apariencia, quería acabar con la corrupción. En dicha época, recién graduado yo del colegio, veía muchos errores en la política regional y nacional.

Luego, pocos meses después, confirme el nacimiento de la desgracia que hasta hoy nos azota sin señales de recuperación.

En consecuencia, esta situación obligó a irnos a un nuevo lugar  para poder vivir mas dignamente.

Por eso, cuando alguien me manifiesta su descontento ante la extensa cantidad de venezolanos aquí, le invito a votar correctamente este próximo domingo 11 de abril y no sufrir la misma tragedia.

Es decir, leer bien la hoja de vida de los candidatos, preguntarle a quienes más saben del tema, cuestionarse por qué este y no aquel y entonces tomar la decisión en favor del progreso colectivo.

Es sencillo el ejercicio. Imitemos a los gerentes de recursos humanos en cualquier organización que solicitan referencias personales y laborales de los aspirantes al cargo ofrecido para cerciorarse de contratar al más apto.

O también al papá y a la mamá que quieren para su hija un hombre bueno, respetuoso y trabajador.

Si yo fuera directivo del ONPE, lo primero que haría no es pedir miles de firmas para aprobar las postulaciones sino hablar con los vecinos, amigos del barrio, compañeros de colegio, profesores  de universidad y colegas de trabajo de cada interesado para confirmar si es o no una persona digna para dirigir el país.

Personalmente, me gustan quienes son correctos dentro y fuera de su casa, cercanos a sus familiares, con ética y moral intachables, en vez de 10  páginas de pre y posgrados.  Si alguien reúne ambas características, excelente. Pero con lo primero, para mí, y creo que para muchos, es suficiente.

Por tal motivo, y sabiendo que no tengo derecho a voto pero si a defender la democracia de cualquier lugar donde me encuentre, y más en el que nació mi tercer hijo, el señor Rafael López Aliaga es la opción más segura para lograr el crecimiento no solo económico sino también humano de todo el Perú.

Ingeniero de profesión, empresario de ocupación  y servicial por pasión, este hombre es la mascarilla KN95 más resistente  para evitar el virus de corrupción y comunismo que tanto desean representar los poderes públicos.

Le pido al Dios de Jacob, la Virgen y a Santa Rosa de Lima por  el avance, la paz, la salud y, sobre todo, la felicidad de peruanos e inmigrantes.

 

Dejar una respuesta