Miscelánea

Ruleta: cuáles son los errores más habituales que deberías evitar

Si existe un juego con reglas relativamente simples que no implica gran complejidad es, sin dudas, la ruleta. Creada en el siglo XVII por el físico y matemático Blaise Pascal -quien buscaba inventar la máquina del movimiento perpetuo-, es uno de los entretenimientos favoritos de los apostadores a lo largo del mundo.

Aunque es un divertimento sencillo que está basado principalmente en el azar y no admite el despliegue de estrategias o de planificaciones, lo cierto es que es habitual que los jugadores más novatos cometan una serie de equivocaciones que pueden alejarlos de la victoria.

¿Nunca has apostado en un casino? Si estás pensando en apostar en un juego de ruleta online o, por qué no, de manera presencial y quieres evitar errores que perjudiquen tus jugadas, este artículo es para ti.

Los 4 errores más habituales al jugar a la ruleta

No porque se trate de un juego sencillo, las personas que deciden participar de él están libres de cometer equivocaciones. Si quieres ganar la próxima vez que apuestes a la ruleta y seguir saliendo victorioso en el futuro, toma nota de los errores que deberías evitar.

No conocer las reglas del juego

En la ruleta el azar juega un papel preponderante, pero eso no implica que quien decide participar de él no tenga que conocer sus reglas.

Hacer apuestas sin pensar o de manera aleatoria (así como también repetir números), no solamente no ayudará a que ganes, sino que, por el contrario, fomentará que pierdas el dinero que apostaste más rápido de lo que crees.

Si estás empezando, tienes que saber que lo mejor es conjugar apuestas a números concretos con apuestas a par/impar o a rojo/negro, también conocidas como binarias. Allí las probabilidades de ganar aumentan notablemente.

Confiar en estadísticas que no tienen sustento

Tal vez nunca escuchaste nada sobre esto, pero en el mundo del juego existe la falacia de Montecarlo, que es una falsa idea que se basa en creer que los resultados que se obtuvieron de alguna forma inciden en lo que se obtendrán a futuro.

Por ejemplo, hay quienes sostienen que si el color negro ha salido en numerosas oportunidades sin cesar, entonces el próximo turno corresponderá al rojo y, en consecuencia, apuestan todas las fichas a él.

Si bien puede que tengan suerte, es importante saber que la ruleta es un juego aleatorio que no sabe de estadísticas ni de probabilidades.

Jugar para cubrir las pérdidas

Tal como mencionamos, se trata de un juego que depende 100% del azar. De modo que no hay forma de saber si se obtendrá la victoria o no.

Por eso, si estás atravesando una mala racha, no intentes seguir jugando – o, lo que es peor, apostar el doble o el triple- para cubrir tus pérdidas. Las probabilidades de que ganes son del 50% y no obtendrás placer al jugar estresado y preocupado. De modo que lo mejor es retomar las apuestas en otra oportunidad.

No establecer un presupuesto máximo

Finalmente, encontramos un error que además de ser el más habitual, está presente en absolutamente todos los juegos de casino. Así como cuando se apuesta al poker, al blackjack o a las máquinas tragamonedas, para jugar a la ruleta es imprescindible determinar un límite de dinero que se puede invertir.

 

Dejar una respuesta