Vida y familia

¿POR QUÉ TANTAS CELEBRIDADES REVELAN DE REPENTE QUE ABORTARON A SUS HIJOS?

Por Jonathon Van Maren 

Es el año de las memorias sobre el aborto.

En sus memorias Paris, publicadas a principios de este año, la primera celebridad “famosa por ser famosa”, Paris Hiltonreveló que cuando tenía 22 añosse hizo un aborto. Hilton era (y es) descendiente de una de las familias más ricas del mundo. Cuando tenía 22 años, ya estaba en camino a una vida de fama:

En noviembre de 2003, después de filmar la primera temporada de  The Simple Life  y antes de su estreno, estaba viviendo mi mejor vida. El programa comenzó a recibir toneladas de excelente prensa. Mi coprotagonista Nicole Richie y yo estábamos trabajando, apareciendo y haciendo entrevistas. Salía de discoteca casi todas las noches, posaba para los paparazzi, hablaba con todo el mundo sobre este maravilloso y loco espectáculo que estaba a punto de estrenarse y les prometía a todos que quedarían impresionados. Viajé entre Nueva York y Los Ángeles, trabajando en la alfombra roja de estrenos y entregas de premios, y dondequiera que fuera, me seguía un creciente ejército de paparazzi. Estaba teniendo un momento de niño salvaje y fue algo glorioso. Todo se vino abajo cuando me di cuenta de que estaba embarazada a los 22 años. 

Hilton estaba segura de que no estaba lista. Su novio de entonces, como era de esperar, apoyaba esta opinión. Y entonces el bebé tuvo que morir:

Elegir abortar puede ser una agonía intensamente privada que es imposible de explicar. La única razón por la que hablo de esto ahora es que muchas mujeres  lo enfrentan  y se sienten solas, juzgadas y abandonadas. Quiero que sepan que no están solas y que no le deben explicaciones a nadie. Cuando no existe un camino correcto, lo único que queda es lo que hay. Lo que sabes que tienes que hacer. Y lo haces, aunque te rompa el corazón. 

Ahora, escribe Hilton, “recordaba todo esto con tristeza, aunque sé que tomé la decisión correcta”. Ha tenido “pensamientos como: ¿Qué pasaría si matara a mi París? Pero aún así, estaba segura de que “no era de ninguna manera capaz de ser madre” y que “negar eso habría puesto en peligro la familia eterna que esperaba tener en el futuro, en un momento en el que estaba sana y curada”. Años más tarde, Hilton compraría esa familia mediante rondas de FIV (fecundación in vitro) y el útero alquilado de una madre sustituta, y decenas de miles de dólares después recibió a su hijo Phoenix Barron Hilton Reum. No dice cuántos de sus hermanos murieron durante el proceso.

La actriz Kerry Washington también publicó una autobiografía este año, titulada Thicker Than Water: A Memoir, y escribe sobre su propio aborto. Al igual que Hilton, utiliza su experiencia personal para defender el aborto en general, escribiendo que la vida es complicada y que nunca imaginó que estaría en una clínica de abortos, “entregando mis entrañas a un vacío quirúrgico”. Es su bebé quien fue entregado a ese vacío, pero las breves vidas de los niños abortados son fantasmas que acechan al margen de las memorias, y sus muertes son simplemente momentos de enseñanza para el personaje principal. Washington tuvo el aborto cuando tenía veintitantos años, cuando ya era una actriz famosa y exitosa. Es famosa por una escena en la que su personaje de Scandal tuvo un aborto, literalmente, con la melodía de “Silent Night”.

La comediante Leslie Jones de Saturday Night Live publicó Leslie F***ing Jones: A Memoir en septiembre. Se enorgullece de no tener hijos y ha lanzado muchas diatribas virales contra legisladores provida, una de las cuales la mostraba usando una camisa con una flecha apuntando hacia abajo y la palabra “Mía” en el frente. Jones escribe que tuvo tres abortos entre las edades de 18 y 27 años y que lo estaba usando como método anticonceptivo (admitió que era una mala idea). Esto no le enseñó nada sobre la tragedia del aborto, sólo que, en su opinión, era necesario. Sin abortar a esos tres bebés, tal vez nunca se habría convertido en una comediante de televisión que hacía chistes enojados sobre las leyes que protegen del aborto a los bebés no nacidos. La compensación, deja claro, valió la pena para ella.

Y finalmente, en La mujer en mí, Britney Spears describió el brutal aborto al que se sometió a instancias de su entonces novio Justin Timberlake, quien desesperadamente no quería ser padre. Spears quería quedarse con el niño, pero cedió ante la presión y se quedó sollozando en el suelo del baño mientras sangraba a su bebé después de tomar pastillas abortivas porque la famosa pareja tenía miedo de ir a un hospital o clínica por temor a ser reconocida. A pesar de valer decenas de millones de dólares, ellos tampoco “estaban preparados” para tener hijos. Spears quería quedarse con el bebé; el bebé que llevaba dentro murió porque Timberlake se negó a ser padre.

Las celebridades están contando sus historias sobre el aborto para normalizar un “procedimiento” que es el punto focal de feroces luchas políticas en toda la América posterior a Roe. Pero sus historias en realidad son reveladoras de una manera diferente. En casi todos los casos, el dinero no fue un problema. Los padres tenían seguridad financiera, algunos incluso eran ricos. Cada uno de estos niños murió porque los padres insistieron en que “no estaban preparados” de alguna manera a pesar de ser adultos económicamente acomodados. Cada uno participó en el acto de tener bebés sin quererlos; cada uno había sucumbido tan completamente a la mentalidad anticonceptiva que los niños que nacían naturalmente después de los actos de reproducción fueron tratados como un shock no deseado, como si fuera de alguna manera antinatural que el sexo con frecuencia resultara en bebés.

Y, sin darnos cuenta, cada una de estas memorias sobre el aborto nos dice algo profundo sobre nuestra cultura, no que el aborto sea normal, sino por qué: porque estamos tan destrozados que hemos olvidado hechos básicos sobre lo que significa ser madres, padres y seres humanos.

 

© Life Site News

Dejar una respuesta