La columna del Director

LOS OBISPOS DE SOROS

Por: Luciano Revoredo

Monseñor Pedro Barreto presentó ante la Asamblea de la Conferencia Episcopal Peruana la propuesta “Resucita Perú ahora”

El arzobispo de Huancayo señaló que la propuesta viene de “la articulación y las propuestas de la Academia con la Sociedad Civil y la Iglesia para generar un diálogo eficaz con el Estado, que lleve a enfrentar la pandemia con responsabilidad y esperanza”.

En su característico discurso progresista manifestó que considera que se trata de una propuesta inédita porque busca articular las fuerzas vivas de la sociedad desde la ética y la firme convicción de que, con las propuestas, científicamente fundamentadas y sustentadas en valores éticos, es posible lograr consensos y acciones.

A iniciativa de Pedro Barreto, el jueves 13 y el sábado 15 de agosto se reunieron lo que él llamó personalidades de la ciencia y la academia para analizar la propuesta.

Hasta ahí todo este entramado no sería más que otro de los lances de la curia progre para captar un protagonismo social, abandonando una vez más su real misión que es la salvación de las almas.

Pero hay algo que llama más nuestra atención y es la convocatoria que monseñor Barreto en complicidad con Monseñor Carlos Castillo han realizado para trabajar este tema.

Según se puede leer en el documento que Barreto presentó, los que participaron en esta convocatoria son: los profesores: Alejando Busalleu, de la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH), José Luis Delgado (UPCH), Edward Málaga (UPCH), Theresa Ochoa (UPCH), Aldo Panfichi (PUCP), Fernando Jiménez (PUCP), Cecilia Chau (PUCP), Karissa Becerra (PUCP), Paulette Manrique (PUCP), Verónica Salem (PUCP), Raúl Noblecilla (abogado), Gustavo Gorriti (periodista), Jhonami Miranda (Arzobispado de Huancayo), Milagros Sánchez (Arzobispado de Huancayo); por la Conferencia Episcopal Peruana: Cardenal  Pedro Barreto, Monseñor Carlos Castillo, Monseñor Carlos Salcedo, Kurth Mendoza y Humberto Ortiz.

Este listado merece algunos comentarios. El primero que salta a la vista es que para Barreto y Castillo la “academia” se reduce a la Universidad ex Católica y a la Universidad Peruana Cayetano Heredia, ya que solo se aprecia representantes de esas dos universidades.

Pero vamos a ver quienes han participado del encuentro. El listado tiene algunos participantes que llaman nuestra atención. Por la PUCP encabeza la lista Aldo Panfichi, que como se sabe representa en el Perú Open Society, la organización de George Soros que en el mundo promueve políticas de aborto y todo tipo de campañas contra la familia y la vida. Panfichi además está casado con Cynthia Sanborn, directora de Investigaciones de la Universidad del Pacífico y miembro del Consejo Directivo Regional del David Rockefeller Center for Latin American Studies y ha sido oficial de programas de la Fundación Ford, progre-mundialismo puro.

Y para mayor sorpresa aparece nada menos que el factótum del caviaraje nacional, el controvertido Gustavo Gorriti. Promotor de todo tipo de políticas de odio y que sin duda personifica lo más abyecto del progresismo peruano.

Cabe preguntarse ¿Qué hacen estos personajes y que pueden aportar en un lineamiento de políticas que emanan de la iglesia Católica? ¿Esa es la nueva posición de la iglesia? ¿Es que acaso los monseñores Barreto y Castillo han decidido tirar por la borda la eterna doctrina de la iglesia y desechar las pautas de la Doctrina Social para entregarse a los brazos del mundialismo que encarna Soros a través de sus representantes en el Perú?

La Doctrina Social de la Iglesia es parte de la teología moral; ofrece elementos de reflexión, razonamientos de juicio y pautas para la acción, no corresponde a la Iglesia ofrecer soluciones técnicas. Las pautas que puede brindar, como marco de referencia, se sustentan en la Revelación y la Tradición. No son su fuente documentos de la progresía, ni ideologías extra eclesiales, ni reuniones de la “academia” y la “sociedad civil”. Para promover el actuar moral del estado, la Iglesia se debe basar en verdades eternas y no en la autoridad humana así provenga de las más reconocidas oenegés.

Bien harían, y ya lo hemos dicho líneas atrás, los mencionados monseñores en preocuparse más en la salvación de las almas, que para eso están. Llama la atención que no hayan movido ni un dedo para abrir las iglesias ni para administrar los sacramentos y atender a los fieles. Se ve que son muy activos para el “diálogo” con quienes son abiertamente enemigos del mensaje cristiano, pero dan la espalda a los católicos.

En fin, habrá que aplicar esa vieja sentencia que dice: “Dime con quién andas y te diré quién eres”. Así estamos.

Ver aquí el documento presentado por Monseñor Barreto (Fuente: La República): https://es.scribd.com/document/472916799/PLAN-BARRETO-docx

1 comentario

  1. ¡Ay de los pastores que pierden y dispersan el rebaño de mi pastizal! –oráculo del Señor–.

    Por eso, así habla el Señor, Dios de Israel, contra los pastores que apacientan a mi pueblo: ustedes han dispersado mis ovejas, las han expulsado y no se han ocupado de ellas. Yo, en cambio, voy a ocuparme de ustedes, para castigar sus malas acciones –oráculo del Señor–.
    Jeremías 23, 1-2.

Dejar una respuesta