Internacional

LO QUE SOROS SE LLEVÓ

Por: El Abejodo

Y al viento se lo llevó lo política y estúpidamente correcto. Así, el Caballero Carmelo y Abraham Valdelomar se irán a la porra porque en el mundo ancho y ajeno de Soros y Gates, los gallos no pelean entre sí. Kunta Kinte y sus Raíces no existen, nunca existieron. Son producto de nuestra puta y racista imaginación. Orwell y su Ministerio del Amor, se encargarán de que nuestra creatividad sea extinguida por las hordas de ANTIFA.

Moby Dick será censurado porque atenta contra el derecho a la vida de los animalitos, o de los animalotes, en este caso. El Ruiseñor y don Oscar pasarán al Index, porque en el mundo perfecto de los milenials, las rosas no llevan espinas. Macondo y sus 100 años se irán a chingar al río porque los Buendía no están contemplados en los planes de la Fundación de la ex secretaria de Estado; a lo más, los Good Morning.

Shakespeare, Romeo y Julieta, valieron madres, porque morir por amor no es opción para el Nuevo Orden Mundial. Nadie podrá bulear más a un trastornado mental, razón por la que el Ingenioso Hidalgo y sus molinos de viento serán refundidos en algún oscuro rincón del vasto universo sorosiano. La Monalisa será descolgada del Louvre porque esa sonrisita entre enigmática y cachacienta, puede incitar a la rebeldía. El machista Ulises será decapitado, porque Penélope es el ejemplo vívido y trasnochado de la sumisión femenina. Mr. Grey, junto con sus eróticas 50 sombras, serán castrados porque prohibido está cachondearse en el mundo feliz de ‘Aldous’ Gates que nos quiere despoblar a punta de inyecciones.

El Planeta de los Simios pronto, muy pronto, dará a luz por HBO un nuevo episodio, el final, aquél en que sus fieles gorilas, George y Bill, sojuzgarán a lo poco que quede de la raza humana, per saécula, saeculorum.

Finalmente, Ray Bradbury y su Farenheit 451, serán elevados a los altares de la nueva religión, la de esos orangutanes del Nuevo Orden porque será el fuego, atizado por las muchedumbres ignorantes y estúpidas, analfabetas y “uniswinglulares”, que inflamarán y acabarán a su paso, con la Cultura y el buen saber. Si lo sabrá Sonia Guillén.

2 Comentarios

Dejar una respuesta