La columna del Director

LA ESTUPIDEZ HUMANA Y LAS MUJERES DE LA PM

Por: Luciano Revoredo

La historia de la estupidez humana es amplia y ha sido objeto de reflexión a lo largo del tiempo. Diversos pensadores, filósofos y escritores han abordado este tema desde distintas perspectivas. Uno de los libros más conocidos sobre el tema es “La historia de la estupidez humana” del autor francés Paul Tabori, publicado en 1959. Este libro examina casos históricos y eventos que ilustran la irracionalidad y los errores humanos a lo largo de los siglos. Para Paul Tabori, algunos nacen estúpidos, otros alcanzan a través de su vida el nivel  de estupidez que le corresponde, y hay sujetos a quienes la estupidez se les adhiere y la aceptan como parte de si.

Además, hay otras obras y ensayos que también exploran la estupidez humana desde diferentes enfoques. Algunos filósofos han argumentado que la estupidez es una parte inevitable de la condición humana, mientras que otros han buscado entender sus raíces y cómo superarla.

En general, la historia de la estupidez humana es un tema complejo que abarca desde errores individuales hasta decisiones colectivas que han tenido impactos significativos en la sociedad y la historia.

Lo que nadie puede negar es que vivimos en tiempos en que la estupidez se ha entronizado. Se celebra la ignorancia. Se premia la vulgaridad e incluso se desprecia la cultura, las humanidades y el refinamiento como parte de un mundo decadente y superado. Las grandes masas están entregadas a lo inmediato, a la risa fácil, al morbo y a una sensualidad de folletín.

El italiano Carlo Cipolla estudió y profundizó en  el tema de la estupidez, desarrollando toda una Teoría de la Estupidez, en su famoso  ensayo titulado Allegro ma non troppo. Según él, el estúpido es la persona más peligrosa que hay.

Los mass media han hecho de la estupidez un estandarte. Es así que, por ejemplo, los comunicadores cultos, refinados, elegantes que vimos hace unas décadas se han ido extinguiendo y hoy son raras avis en algunos medios. Se ha terminado por imponer la mediocridad, la vulgaridad y la estupidez más pura. Esa es la razón por la que tienen tanto éxito formatos como el TikTok donde el espectador pasa a veces horas mirando microvideos de situaciones ridículas o expresiones de torpeza o vulgaridad.

Es exactamente como un resultado de esta tendencia que hemos visto como cuatro conductoras de televisión, a través de un programa de podcast en internet llamado Mujeres de la PM, hasta el nombre es estúpido y pretende ser ingenioso, asienten con gestos de aprobación cuando una bruja miserable propone que la gente vaya a Misa y se robe las hostias consagradas para realizar ritos demoniacos en año nuevo.

Llama la atención sus rostros de complacencia, como si estuviesen escuchando la receta de un postre, probablemente las cuatro piensen que son católicas, entonces cuando la bruja dice que se roben las hostias el sábado para que puedan cumplir con comulgar el domingo, todas asienten.

Uno las ve y no puede menos que recordar la vieja teoría de Tabori, o han nacido o a lo largo de su vida han llegado a tan elevado nivel de estupidez, la condición más peligrosa en un ser humano. La bruja ya sabemos lo que es y como terminará.

3 Comentarios

  1. Pues se extraña a Marco Aurelio. Esas señoras, todas en la cincuentena, creo que con la última regla perdieron una parte importante de sus cerebros. Y debemos tomar nota de los “productores”, que han armado semejante despropósito. Nombres.

  2. Excelente artículo, Luciano Revoredo. Buenas citas y ejemplos palpables. Y Ud. Da en el clavo cuando señala este virus de la estupidez que es el pasar horas y horas “escroleando” en Tik Tok. Esto lo padecen casi todas las generaciones actualmente.

Dejar una respuesta