La columna del Director

CUANDO EN LA PUC GANÓ LA DERECHA

Por: Luciano Revoredo

A mediados de la década del 80 me cupo el privilegio de ser Presidente de la Federación de Estudiantes de la Pontificia Universidad Católica del Perú (FEPUC). Fui el primero en romper la hegemonía de la izquierda en ese gremio estudiantil. Desde su fundación en 1955 fue controlada por la Democracia Cristiana, que en el caso peruano se puede ubicar en el espectro de la izquierda moderada. Tan así es que entre los presidentes de la DC estuvieron Henry Pease, Rafael Roncagliolo y Enrique Bernales, que como es sabido luego militaron en la izquierda.

En 1971 tomaron el control los comunistas. El primero de ellos fue Javier Diez Canseco, luego vinieron Cucho Haya de la Torre, Jorge Nieto, Gino Costa, entre otros de la izquierda más radical.

En 1984 con compañeros de diversas universidades formamos el Frente Integrador de Estudiantes Socialcristianos FIDES, llegamos a tener filiales en muchas universidades, incluso en provincias, Había FIDES- Huancayo, FIDES-Tacna, FIDES- Piura. Etc.

En esta aventura inicial me acompañaron dos grandes amigos hoy difuntos, Pedro Planas de la Universidad de Lima y Juan Carlos Valdivia de la Católica. Los primeros meses fueron de expansión y estudio de la doctrina socialcristiana. Y luego en 1985 tomamos la decisión de lanzarnos a la FEPUC. Me tocó encabezar la lista en la que además estaban Manuel Pulgar Vidal, Felipe Leno, Augusto Eguiguren, entre otros. La PUC de aquellos años no tenía grandes edificios, no estaba siquiera amurallada y aún había chacras y pastaban vacas en los alrededores. Muchas veces en los debates y enfrentamientos con la izquierda había que sortear ladrillazos o baldazos de agua de acequia.

Fuimos etiquetados como la derecha clerical, los fachos, los ultras y todos esos epítetos con que la izquierda pretende desprestigiar a la derecha. Llegó el momento de las elecciones, por la Izquierda Unida postulaba Hernando (Nano)  Guerra-García, hoy congresista fujimorista, a quien tuve que enfrentar en diversos debates.

El día de las elecciones hubo mil incidentes. La izquierda sabía que no le iba muy bien y llegada la noche ocasionó un corto circuito y todo el pabellón de Ciencias quedó en la oscuridad más absoluta. El plan según supimos era generar violencia y anular los votos de esa facultad. Tuvimos que llevar gente de todas partes a repeler este intento. Pedro Planas logró que vengan las cámaras de un canal de televisión y eso los frenó. Recordemos que eran tiempos de Sendero Luminoso y en la izquierda de la PUC militaban Maritza Garrido-Lecca y Mónica Feria entre otros que luego supimos que eran senderistas.

Nuestros personeros pelearon como fieras cada voto y llegada la noche los personeros generales Eduardo Benavides y Luis Valencia enfrentaron a los de la izquierda. Evitaron cada intento de arrebatarnos la elección. Casi de madrugada salió al patio de Letras el fiscal y anunció a viva voz el triunfo de FIDES. Por primera vez en la historia la FEPUC sería manejada por la derecha.

Hasta altas horas de la madrugada recorrimos la universidad entre vivas y cantos. Eran tiempos en que la política universitaria tenía un peso importante, la noticia fue primera plana en los diarios, editorial en El Comercio y también en La República. Uno auspiciosos y el otro decretando la desaparición de la FEPUC. Por ejemplo el “notable” de Vizcarra Fernando Tuesta Soldevilla publicó un artículo o panegírico en elogio de la izquierda en La República que tituló huachafamente ¡La FEPUC ha muerto! … ¡Viva la FEPUC!

He recordado estos hechos por haber coincidido esta semana en una tertulia con viejos amigos de aquellos años estupendos en que uno empieza a enfrentar el mundo y a descubrir sus encantos y sus miserias.

Dejar una respuesta