lo último

SOLDADOS BIRMANOS INVADEN CATEDRAL CATÓLICA Y DETIENEN A ARZOBISPO

Aproximadamente 40 soldados birmanos tomaron por la fuerza el control de una catedral católica en Mandalay antes de un servicio de oración de Cuaresma el viernes y detuvieron a un arzobispo y a docenas de otros fieles, incluido un corresponsal de CNA.

Los soldados entraron a la Catedral del Sagrado Corazón a las 2:30 pm hora local del 8 de abril y se negaron a permitir que los fieles salieran. Los soldados también ocuparon otros edificios en el recinto.

El arzobispo Marco Tin Win y los empleados de la Arquidiócesis de Mandalay fueron igualmente conducidos al edificio y obligados a sentarse en los bancos junto con los fieles.

Un corresponsal de la CNA estaba presente y fue detenido durante unas tres horas, luego se le permitió salir. Los otros detenidos fueron puestos en libertad varias horas después.

“Tenía tanto miedo”, dijo a CNA una feligresa anciana de la Catedral del Sagrado Corazón, que no dio su nombre por razones de seguridad. “Los militares siempre estuvieron locos, pero nunca antes actuaron así. Corrimos a casa tan pronto como nos permitieron salir de la iglesia”.

“Los soldados seguían exigiendo saber dónde estaban escondidos el oro, el dinero y las armas”, explicó su sobrino, quien también pidió el anonimato. “Les dije que no había ninguno. Cualquier dinero recaudado es para el alivio de las familias pobres”.

Tan pronto como los soldados ingresaron a la catedral, se enviaron alertas a toda la comunidad católica para que se mantuvieran alejados del recinto.

Al enterarse de la intrusión, monseñor Dominic Jyo Du, vicario general de la arquidiócesis, se enfrentó a los soldados y sus oficiales para preguntarles sobre su presencia. Los soldados lo llevaron a toda prisa a la catedral junto con el arzobispo.

Unos 30 de los soldados apartaron los bancos para dejar espacio para ellos y durmieron en la catedral durante la noche. Todavía estaban dentro de la catedral la madrugada del sábado.

La noticia de la ocupación armada de la catedral no ha sido reportada por los medios controlados por el estado.

Persecución renovada

La Catedral del Sagrado Corazón está ubicada en un vecindario de clase trabajadora, en su mayoría indio tamil, que no ha visto una resistencia abierta significativa al golpe militar que tomó el poder el 1 de febrero de 2021, disolviendo el Parlamento y arrestando a aquellos conectados con el gobierno legítimo.

La población del barrio prefiere en cambio planear sus manifestaciones y ataques lejos de sus casas. Esto no ha impedido que los militares invadan rutinariamente los hogares de los presuntos líderes y hostiguen a personas de etnias no birmanas.

 

 

© CNA

Dejar una respuesta