Internacional

RICARDO SÁNCHEZ SERRA: EL CANCILLER ÓSCAR MAÚRTUA DEBE RENUNCIAR

“La presidencia está empujando a que el Perú se convierta en un país paria, perjudicándolo en el escenario internacional, a que nos peleemos con las naciones amigas y a reconocer a Estados inexistentes”, afirmó el  analista internacional Ricardo Sánchez Serra en la siguiente entrevista:

 

-¿Cuál es su impresión de restablecimiento de relaciones diplomáticas con la República Árabe Saharaui Democrática (Rasd)?

En primer lugar, es un exabrupto debido al radicalismo ideológico marxista del presidente Pedro Castillo, su partido Perú Libre, presionados asimismo por los caviares de Juntos por el Perú y sus mentores del Foro de Sao Paulo a través del agente chileno Esteban Silva, íntimo de Argelia.

En segundo lugar, se busca complicar las relaciones con Marruecos, un amigo que nos abre las puertas al mundo árabe y africano.

-Pero lo que hace el Gobierno es también defender el principio de autodeterminación de los pueblos…

El tema se encuentra en las Naciones Unidas y la gran mayoría de países ha adoptado una neutralidad positiva. La denominada RASD no existe como país, no es reconocido por la ONU y solo una veintena lo apoya por razones ideológicas, además que es un remanente de la Guerra Fría.

La RASD per se no existe, es un invento de Argelia para atentar contra la integridad territorial de Marruecos, nación que considera enemiga, a pesar que le brindó un apoyo determinante en su lucha descolonizadora con los franceses.

Además, de acuerdo al derecho internacional, no se reconoce gobiernos en el exilio, pues la RASD se encuentra en territorio argelino, en Tinduf. Es mentira que se funda en los llamados territorios liberados, cuando esas zonas son un colchón de seguridad de los Cascos Azules. Yo estuve allí y no existe ningún territorio liberado.

-¿En qué beneficia al Perú ese restablecimiento de relaciones con la RASD?

Que lo diga el canciller Óscar Maúrtua en su presentación ante el Congreso. En mi opinión, en nada, Más bien es una afrenta a un país amigo como Marruecos y un distanciamiento con la Liga Árabe y muchos países africanos. Es más, perjudica al Perú, debido a que cuando se necesiten sus votos para que el Perú presida o integre una comisión de las Naciones Unidas, no se lo van a dar y otro país menos conflictivo será el beneficiado. Esto también es grave. Gratuitamente se agrede a un país amigo e influyente árabe-africano.

-¿Eso no se lo pudo explicar la Cancillería peruana al presidente?

Dada la experiencia de un diplomático como Maúrtua es posible que sí. También pudo haberse tomado el asunto a la ligera. No lo sé. Las presiones internas y externas marxistas hicieron su trabajo e hicieron doblegar a la Cancillería.

-Entonces, el canciller Maúrtua fue doblegado…

Maúrtua y, a través de él, la Cancillería fueron presionados. Me extraña mucho de Maúrtua, debido a que tiene su prestigio y viene de un linaje peruano destacado, de héroes e intelectuales. Yo fui amigo de su pariente José María de Romaña, un destacado periodista de la familia del recordado diario La Prensa, un personaje extraordinario a quién admiré mucho.

El canciller no debe manchar su apellido -construido por su familia y él, con tanto esfuerzo- y en todo caso lo más aconsejable es que renuncie. Este Gobierno le va a pedir que los olmos den peras. El enojoso tema de la RASD es solo la punta del iceberg, viene el acercamiento con Irán, que abrirá su Embajada en Lima, al igual que los coreanos del norte; asimismo, que los terroristas del Hezbollah abran una oficina en Lima, aliarse a China en su pleito con Estados Unidos, distanciarse con el gigante Brasil, Ecuador, Colombia y Uruguay, por razones ideológicas. El Perú se convertirá en un paria internacional, que atentará igualmente a nuestro desarrollo y la Cancillería no debe permitirlo. El “sí señor” es perjudicial. De repente la presidencia presiona para que establezcamos relaciones con otros inexistentes países como Osetia del Sur, Abjasia, República de Transnistria, Somalilandia o la República de los Cocos…

Dejar una respuesta