Iglesia y sociedad

¿POR QUÉ LE PREOCUPA TANTO LA PRENSA A MONSEÑOR CARLOS CASTILLO?

Por: Fernando Fernández

Hace poco (2018), los PERIODISTAS Pedro Salinas y Paola Ugaz difamaron al Obispo de Piura José Antonio Eguren acusándolo falsamente de diversos delitos. Con todo derecho, Monseñor Eguren los denunció por difamación agravada, conllevando ello a una sentencia condenatoria contra dichos periodistas. Sorprendentemente, nuestro Obispo Carlos Castillo, sin previa conversación con Monseñor Eguren, salió en defensa de los periodistas.

Hoy un PERIODISTA de Panamericana TV acusó falsamente al padre Carlos Rosell, Ex Rector del Seminario Santo Toribio de Mogrovejo, de haber celebrado misa con aproximadamente 30 personas.

Ante ello nuestro Obispo ya anunció que “tomará las medidas correspondientes” además, dando entender, que dicho padre vea por su cuenta la sanción (multa) que le imponga la autoridad civil. Se lavó las manos.

Lo cierto es que no mas de 13, vecinos y personas de la parroquia a cargo del padre Carlos Rosell, estuvieron presentes en la misa que hace diariamente. Algunos de ellos quienes les llevan víveres y ayudan en su parroquia. Es decir, personas muy allegadas al padre, además que tenían puestas sus mascarillas y distanciados unos de otros. Poco le importó esto a nuestro Obispo, la denuncia era de un PERIODISTA.

El gobierno admite la concurrencia a mercados, supermercados y centros de abastos  para que los ciudadanos adquieran alimentos. ¿Siendo así, acaso nuestro Obispo desconoce que existen católicos que les es imposible dejar de comulgar porque es su alimento espiritual? Lejos de considerarse fanatismo, que no lo es, la libertad religiosa es un derecho Constitucional en nuestro país. Derecho fundamental, lo
suficientemente valioso que muchos son capaces de ofrendar sus vidas en defensa de su fe y amor a Dios.

Miles murieron en México (1926-1929) ante la persecución a los Católicos (Cristeros), la masacre de Barbasto (Seminaristas Claretianos) en España (1936), fue otro ejemplo . Prefirieron morir fusilados que renunciar a su fe.

Hoy no tenemos esos casos extremos, pero si es un extremismo procurar una sanción al padre Carlos Rosell. ¿Por qué nuestro Obispo ha guardado silencio ante la promulgación de Decreto Legislativo
No. 1458? Esta norma en el Inciso 7 del Artículo 5, establece la PROHIBICIÓN DE ACTOS
RELIGIOSOS, aunque no exista concurrencia (masiva o no masiva).

Hace 2 semanas un párroco cerca de mi casa, expuso la Eucaristía (Santísimo) en la azotea de su parroquia a fin que los vecinos puedan adorarla (para el dogma católico, está presente en la Eucaristía el mismo Cristo Crucificado). Días antes, otro Sacerdote hizo lo mismo, pero caminando por la mitad de la pista, en horas de tránsito.

Hoy dichos sacerdotes serian pasibles de una multa por el Gobierno y eventual sanción de nuestro Obispo ya que era un acto religioso, no importando que no estuviera persona alguna cerca a otra. Era acto religioso y eso basta.

Estemos atentos, quiero renunciar a la idea que en estos casos también nada es casualidad.

Dejar una respuesta