Vida y familia

IDENTIDAD DE LA MUJER PERUANA

Por: Mariella Bianchi

El día de hoy, se celebra el Día Internacional de la Mujer y lejos de hacer un recuento histórico de sus orígenes y de las causas justas que motivaron la organización de mujeres con respecto al derecho al voto, a las mejoras salariales y a la lucha por la igualdad de derechos ciudadanos con respecto a los varones, considero que es importante resaltar la actual lucha que vienen librando las mujeres y más concretamente, las mujeres peruanas por su identidad como tal, frente a los ataques ideológicos del globalismo neo marxista en sociedad con el liberal progresismo.

La identidad es un derecho fundamental consagrado en el art. 2° de la Constitución Política del Perú e implica la forma en la que una mujer se ve así misma y piensa de sí misma en un entorno personal, familiar, comunitario, regional y nacional.

Desde el año 2016, hemos venido sufriendo un constante ataque a nuestra identidad y a la de nuestros hijos, a través de una agresiva campaña mediática, política, cultural e ideológica liderada por el Gobierno de PPK, Vizcarra y Sagasti, que nos impuso el enfoque de género como política pública, cuya ideología fue incluida en los textos escolares repartidos a nivel nacional, lo que fue defendido a ultranza, incluso por organismos extranjeros que operan en el Perú, vulnerando nuestra soberanía nacional en una clara intromisión en los asuntos internos del Perú, como es el caso de Amnistía Internacional.

A través del Congreso y de los medios de comunicación observábamos sorprendidas, cómo la ideología de género nos era impuesta con leyes y proyectos de ley, decretos supremos, ordenanzas y otras normas legales que en los tres niveles de gobierno, nos decían que ser hombre o mujer no era un tema biológico regido por nuestro sexo al momento de nacer, sino una “construcción social” en donde los roles femeninos y masculinos eran “impuestos socialmente” y que uno podía elegir ser hombre o mujer, según la orientación sexual que decidiéramos escoger ninguneando a la ciencia en todas sus ramas, incluyendo a la biología.

A través de la política nacional de género aprobada por Decreto Supremo N° 008-2019-MIMP, nos decían en su glosario de términos que existían “mujeres en su diversidad”, además de quienes pertenecemos al sexo femenino, incluyendo a las lesbianas, transexuales e intersex. Esta norma inconstitucional plagada de ideología de género nos impuso el concepto de que un hombre que se autopercibía como mujer, debía ser considerado como tal y en caso de no hacerlo, se caía en discriminación.

Desde el Colegio de Abogados de Lima, en octubre del 2017, observamos que existían lobistas de género en el Congreso que pretendieron impedir que se realice una conferencia contra la ideología de género, en una carta remitida por Alberto de Belaunde, Indira Huilca, Marisol Pérez Tello, entre otros personajes. Asimismo, fuimos objeto de agresión física por parte del Sr. Sergio Cava que se hizo cambiar de nombre a Fiorella Vincenza, sólo porque al pasar por mi lado, les comenté a unas amigas que era un hombre y sintiéndose ofendido por haber reconocido su sexo biológico, procedió a pegarme gritando: “Yo no soy un hombre”. Esto sucedió el 07 de diciembre de 2019, cuando feministas enardecidas, pretendían quemar la iglesia católica y arengaban canciones señalando que el Estado era un macho opresor.

En Enero del 2020, fuimos sorprendidas al ver que el Ministerio de la Mujer incluía en su calendarización para celebrar, fechas como: “el día de las rebeldías lésbicas”, “el día de la bifobia, transfobia y homofobia”, “el día del orgullo lgtbi”, excluyendo otras tan emblemáticas como: “el Día de la Madre”, “El Día Internacional de la Familia”, “El Día del Niño por Nacer”, entre otras fechas emblemáticas, en donde se evidenciaba que la ideología de género y el feminismo, eran las nuevas banderas que enarbolaba el Ministerio de la Mujer.

En la parte cultural, en enero del 2020, a una feminista se le ocurrió hacer apología al aborto presentando una escultura de la virgen María abortando con el rótulo: “La virgencita abortera”, en una galería de arte ubicada en Miraflores, lo cual evidenciaba una burla y una afrenta a la fe católica y en general, a la cristiandad.

Con la ideología de género y el feminismo en el Perú, las mujeres heterosexuales, las que creemos en Dios y en la defensa de la vida, la familia y la patria, nos hemos sentido discriminadas, acosadas y hasta perseguidas por quienes querían imponernos la ideología de género y el feminismo, al llamarnos discriminadoras, retrógradas, fanáticas religiosas, entre otros epítetos. Los atributos inherentes de ser mujeres, como la feminidad, el don de ser madres, la bendición de constituir una familia y tener hijos con un hombre que nos ame, ya no era un valor para las feministas que consideraban que conformar una familia con un varón, era ceder al patriarcado machista y opresor, que era mejor abortar que tener hijos, señalaban que con su cuerpo podían hacer lo que quisieran, matando a su propio hijo en su vientre, entre otros aspectos que pusieron en evidencia, que el ataque a nuestras familias, a nuestra fe cristiana y a nuestra cultura eran temas que debíamos defender sino queríamos renunciar a nuestra identidad. Esa identidad de la mujer peruana que es madre, que es hija, que es profesional, que es empresaria, emprendedora, luchadora, hoy tiene este gran desafío de defender su identidad frente a ataques ideológicos que pretenden destruir nuestra esencia de mujer y en consecuencia, nuestro derecho constitucional a la identidad, que nos corresponde como mujeres.

1 comentario

  1. Pues, empecemos, por colgarnos el letrero, antes de que intenten descalificarnos. Cuando se meten con mi familia reacciono ¿Soy reaccionaria? Quiere seguir en mi empleo ganando por lo menos el mismo sueldo que hoy gano ¿Soy conservadora? Pues que le vamos a hacer, va por delante entonces que soy reaccionaria, conservadora, facha, extremaderecha. Ahora que saben quién tienen al frente que vengan, no me asustan, la pregunta es si quieren debatir conmigo, sabiendo que me presento como facha.

Dejar una respuesta