La columna del Director

EL DESPROPÓSITO DEL QUECHUA

Por: Luciano Revoredo

El Perú es sin duda un país mestizo. Nuestra cultura es mestiza. La Peruanidad fue definida por Víctor Andrés Belaunde como una síntesis viviente. Síntesis de las culturas andina y española a la que a través de los siglos se integraron otros aportes como el africano y el de otras migraciones.

Ese ha de ser el camino para el Perú. El de integrarse en esa síntesis. Sabotear el mestizaje con delirios indigenistas es suicida. Ese es el suicidio al que nos quieren llevar los atrabiliarios funcionarios del gobierno neosenderista.

Las actitudes del cachafaz que ocupa la Presidencia del Consejo de Ministros son lamentables. Haber iniciado su intervención en quechua en el congreso, o responder a la prensa en ese idioma y exigir que la prensa lo use, es una provocación inaceptable.

Arguedas, que es el gran reivindicador de la cultura andina, pero que quiere un Perú en que nos integremos culturalmente “todas las sangres” lo comprende muy bien.

En el interesante ensayo titulado, José María Arguedas, el Cusco y los cusqueños de Hugo Chacón Málaga, se da cuenta que en 1939 Arguedas se establece en Sicuani donde pasa casi tres años de febril labor. Investiga, escribe y establece una serie de relaciones muy importantes.

En esos días publica el artículo Entre el kechwa y el castellano, la angustia del mestizo, en el diario La Prensa de Buenos Aires. En este artículo comenta sobre las dificultades que había tenido alguna vez para expresar algunas ideas y sentimientos en castellano. Reconoce entonces que en su obra Agua a veces se expresa en una lengua que no era ni kechwa ni castellano, “sino una mistura…con ese idioma, he hecho saber bien a otros pueblos, del alma de mi pueblo y de mi tierra”.

Tiempo después le escribe a Emilio A. Westphalen:  En ese artículo de La Prensa he dicho casi todo lo que creo sobre esta cuestión del idioma. Yo no creo, ni mucho menos, en el kechwa como una solución. Al contrario, estoy absolutamente seguro que el kechwa desaparecerá, y que debe desaparecer. La castellanización es una necesidad urgente en el Perú. Y ahora más que nunca observo el profundo deseo que tiene el mestizo y aún el indio, de aprender el castellano…El castellano ha de ser el idioma propio y genuino del hombre de estas tierras; pero, eso sí, en ese castellano definitivo que hable el mestizo quedara mucho del genio del kechwa. Y quizá ese castellano sea mucho más propio para la expresión o versión de este paisaje y del alma del mestizo que el kechwa y el castellano de ahora.

Tal vez no haya mejor expresión del mestizaje que lo que aporta en estas líneas Arguedas. Un hombre al que nadie puede colgar el mote de discriminador. Esa ha de ser la línea a seguir. Los quechua hablantes lo seguirán hablando con orgullo. Los que nos expresamos, también con orgullo, en la lengua de la hispanidad también. La cultura es algo vivo que sola y en forma natural logra encauzarse.   Nada de posiciones trasnochadas ni exigencias totalitarias de una cultura oficial,  ni un pensamiento único.

 

 

Artículo publicado originalmente en el diario La Noticia

Dejar una respuesta