Política

EL ALTO COSTO DE LA CORRUPCIÓN Y LA INCAPACIDAD PARA GOBERNAR

Por: José Romero

Estamos empezando a sentir las consecuencias de la pandemia del coronavirus. Ya antes nos ha golpeado el dengue y enfermedades como la tuberculosis y un mal perverso como la anemia infantil, así como la muerte de recién nacidos por la falta de incubadoras.

¿Cuánto de todo ello podríamos haber afrontado con mejores resultados con los millones que se han robado corruptos funcionarios en todos los niveles del Estado?

Vemos el sainete que se ha armado dizque para “saber la verdad” ¿Cuántos ya han sido acusados siquiera? ¿Qué ha hecho la Fiscalía con los hallazgos de la Comisión Lava Jato que presidió la congresista Rosa Bartra?

Una intensa campaña mediática no sólo no ha buscado la verdad, sino que ha desviado la atención de la población. Monumentos a la incapacidad y corrupción siguen adelante mientras faltan hospitales, escuelas adecuadas, instalaciones de agua, vivimos en completa inseguridad y la injusticia campea.

Hemos visto a un  Presidente que no da pie con bola, tan incapaz como el Binacional ante el River Plate, hablando del coronavirus. Como bien dicen, todo lo que pasa es producto del contubernio que llevó a Palacio primero a la pareja Humala-Heredia y luego a un bucanero que ofrecía un gobierno “de lujo”, y con él, al actual inquilino de Palacio.

Sin embargo vemos como algunos, quienes se dicen demócratas, siguen defendiendo a un gobierno no sólo ilegal que perpetró un golpe contra el orden constitucional sino incapaz para resolver los grandes y pequeños problemas que afrontamos.

Esperamos que podamos sobrevivir al coronavirus pero sobre todo a la corrupción, la incapacidad para gobernar y  la agenda aberrante.

¡Qué Dios proteja al Perú!

Dejar una respuesta