Vida y familia

CANADÁ: UN PADRE CONDENADO POR NO ACEPTAR LA «TRANSICIÓN» SEXUAL DE SU HIJA DE 13 AÑOS

Por: Jean-Patrick Grumberg

Hace unos años, Rob Hoogland, un cartero de Vancouver, se horrorizó al descubrir que el nombre de su hija de 12 años había sido sustituido por un nombre masculino en los documentos escolares.

Su hija (también tiene un hijo mayor) tenía problemas en la escuela y Hoogland y su esposa separada (de la que se divorció en 2015) decidieron que podría ser una buena idea que ella viera a un consejero escolar.

La niña siguió acudiendo a los consejeros escolares durante varios años, cuando un día se cortó repentinamente el pelo muy corto. Al final del año escolar, la Sra. Hoogland descubrió que aparecía en su anuario con un nombre masculino. Resultó que la escuela había alimentado su ideología transgénero y que ya había comenzado su «transición social» hacia una identidad masculina bajo la dirección de un psicólogo, Wallace Wong, que la animó a «tomar testosterona». Para ello, Wong la remitió a un endocrinólogo de la Clínica de Género y el Hospital Infantil de Vancouver.

A pesar de las objeciones del padre de que su hija era inestable y sufría de depresión desde la separación de sus padres, el tribunal dictaminó que a los 13 años, con el consentimiento de su madre, la adolescente podía comenzar el tratamiento hormonal.

Y el tribunal metió al padre en la cárcel

En marzo de 2021, Robert Hoogland fue detenido en el Tribunal Supremo de Columbia Británica, en Vancouver, por manifestarse en contra de las inyecciones de testosterona ordenadas por el tribunal para su hija.

A Hoogland se le denegó la libertad bajo fianza y el juez Michael Tammen dictó una dura sentencia, metiendo a Hoogland en la cárcel hasta que se vea su caso el 12 de abril de 2021.

El 16 de abril, un juez hostil rechazó el acuerdo de culpabilidad de Rob Hoogland y lo condenó a seis meses de cárcel y a una multa de 30.000 dólares.

Tras su encarcelamiento, los amigos y la familia de Rob se pusieron en contacto con uno de los mejores abogados jóvenes de apelación penal de la Columbia Británica, Vincent Larochelle, que se hizo cargo del caso.

Larochelle presentó con éxito un recurso, argumentando que sus derechos habían sido claramente violados en virtud de la Carta de Derechos de Canadá.

El 30 de abril, el Tribunal de Apelación de Columbia Británica acordó que Rob quedara en libertad bajo una fianza de 1.000 dólares hasta la vista de su apelación, fijada para el 1 de noviembre de 2021.

Cuanto más abogan por el cambio de sexo, más jóvenes quieren cambiar de sexo

Antes se entendía que la disforia de género era extremadamente rara, que normalmente afectaba a los chicos y que casi siempre empezaba a manifestarse cuando el niño era extremadamente pequeño.

En los últimos años, sin embargo, todo esto ha cambiado, gracias a que los medios de comunicación protegen y fomentan la propaganda LGTB de que ya no hay género, a que las escuelas lavan el cerebro a los más jóvenes, porque son maleables, y a todas las golosinas progresistas que hacen creer a los adolescentes, mientras atraviesan su crisis de adolescencia, que la causa de su infelicidad es su «género»…

Los activistas de muchos países occidentales han fomentado la epidemia de chicas mayores que de repente afirman estar en el cuerpo equivocado. Esta «disforia de género de aparición rápida», como sostiene Abigail Shrier en su libro, Daño irreversible: la locura transgénero que seduce a nuestras hijas, es una moda arraigada en una serie de factores sociales contemporáneos transmitidos en las redes sociales por adultos malvados.

Justicia socialista y partidista

«Lo sé, pero me dijeron que dijera eso».

Los abogados trans-activistas de la chica alegaron que era un caso urgente porque tenía tendencias suicidas y había intentado suicidarse anteriormente por su disforia de género.

De hecho, su endocrinólogo declaró que no tenía signos suicidas, lo que el juez ignoró.

Hoogland tuvo conocimiento de un intento de suicidio de su hija: había ingerido «una botella de algo», y él y su ex mujer la habían llevado de urgencia al hospital, donde ella dijo a los médicos que había hecho el intento por un asunto del corazón: había sido rechazada por su profesor de gimnasia.

Según Hoogland, su hija le dijo: «Si no me dejas tomar testosterona, me mataré». Cuando él respondió: «No, sabes que no lo harás», ella dijo: «Lo sé, pero me dijeron que dijera eso»

En lugar de reconocer que muy pocos niños de 14 años, si es que hay alguno, son capaces de comprender las graves implicaciones de la terapia de reasignación de sexo, el juez, Gregory Bowden, dictaminó que la niña era una «menor madura» y que su consentimiento, en sí mismo, era, por tanto, «suficiente para que el tratamiento tuviera lugar».

Y en lugar de guiarse por la cautela -lo que habría sido prudente en un caso que implica medidas tan drásticas- Bowden se adhirió plenamente a la línea trans-activista de que cualquier retraso adicional en el tratamiento de la niña sería perjudicial para ella.

También es significativo que Bowden denegara al abogado de Hoogland un aplazamiento relativamente rutinario de 40 días para prepararse.

«¡No puedo ver cómo se destruye a mi hijo perfectamente sano!», enfureció el padre, que acabó rompiendo el secreto del juez al entregar su historia a la prensa.

«¡Su ADN no cambiará, a pesar de todos esos experimentos que le están haciendo!»

 

 

 

© Rebelión en la Granja

 

 

Dejar una respuesta