La columna del Director

SI NO ERES COMUNISTA NO VOTES POR CASTILLO

Por: Luciano Revoredo

La discusión política ha tomado la escena nacional. Las redes sociales, los chats, las tertulias callejeras y hasta los almuerzos familiares giran en torno a las elecciones que se aproximan en segunda vuelta.

Entonces surgen los más apasionados encuentros y desencuentros de ideas, prejuicios e ideologías. Lo cierto es que hay una sensación de desconcierto y también de polarización. También abundan quienes sin ser comunistas y llevados por sus conflictos y una irracional animadversión al fujimorismo pretenden votar en blanco o por el candidato comunista.

La sociedad peruana se está polarizando cada vez más y gran parte de la responsabilidad de esa situación es de la campaña de odio que viene haciendo el candidato del MOVADEF Pedro Castillo.

Lamentablemente la corrección política, el buenismo y una buena dosis de imbecilidad le vienen haciendo el juego y difundiendo algunas versiones y argumentos falaces que le favorecen y que vamos a intentar descartar.

  • El gran problema es que los gobiernos no han atendido a las provincias y el Perú profundo reclama a través de un voto de protesta. Falso. Las regiones que más dinero reciben por canon minero son gobernadas por la izquierda. Por ejemplo, Cajamarca recibe más de dos mil millones al año. Nada de esto gracias a la corrupción de las izquierdas se convierte en beneficios para el pueblo.
  • El Perú ha sido gobernado siempre por la derecha y ha sido un fracaso. Ya es tiempo de darle una oportunidad a la izquierda. Quienes dicen esto mienten. Las dos más grandes crisis que hemos sufrido han sido consecuencia de los desvaríos socialistas de Velasco y las políticas populistas e izquierdistas del primer gobierno de Alan García.
  • Los resultados de la elección es un mensaje del pueblo abandonado que quiere cambios. Es bueno señalar que el voto de Perú Libre a duras penas llega a 4 millones de votos de 33 millones que somos, resultando ser la primera minoría. Y junto con los demás grupos de izquierda, aún  siguen siendo minoría.
  • Castillo no podrá cambiar la Constitución porque no tiene mayoría en el Congreso. Tampoco podrá cambiar el régimen económico. Ignoran o quieren ignorar quienes afirman esto, que a Castillo le basta forzar dos cuestiones de confianza y cierra el congreso. Una vez cerrado convoca a Congreso Constituyente y hace lo que quiera con el país con la complicidad del deplorable Tribunal Constitucional que ya una vez convalidó el golpe de estado de Vizcarra.
  • Si Castillo se excede lo sacamos igual que a Merino. Peca de una ingenuidad infantil quien cree que eso es posible. Los comunistas son agitadores sociales. Ni bien llegado al poder Castillo movilizará miles de ronderos a Lima, tomarán las calles. Habrá movilizaciones diarias apoyándolo. Ante sus tropelías y abusos el lumpen comunista será la comparsa en las ciudades. Los tontos útiles que golpeaban ollas desde la comodidad de sus balcones miraflorinos apoyando a los delincuentes que manipulaban a  la generación equivocada, han de estar bajo su cama.

Hay que tenerlo muy claro, si Castillo es elegido y logra ejecutar su plan, adiós a la inversión. Las grandes empresas se irán del país. Mucha gente perderá su trabajo. La inflación será galopante y la escasez de productos una simple consecuencia de esta. Es más, su sola elección  y aunque no tome aún el poder ya ocasionará una estampida en el tipo de cambio, la inversión y el ahorro.

El comunismo homicida y totalitario es lo peor que puede pasar en un país. Aún estamos a tiempo de evitarlo. Si no eres comunista no votes por Castillo.

1 comentario

Dejar una respuesta