Vida y familia

LA CASTRACIÓN INFANTIL: EL LEGADO CAVIAR DE LOS CONGRESISTAS ROJOS

Por: Iván Oré Chávez

Uno de los aportes más aberrantes e inhumanos de la izquierda peruana fundamentalista radical en el Congreso disuelto por el golpe de Estado de su aliado Martín Vizcarra, es sin lugar a dudas la propuesta de la castración sexual infantil de menores de edad, el cual felizmente no fue aprobado ni impulsado a pesar de los intentos de la bancada izquierdosa instrumentalizando políticamente los casos de violencia donde la mujer era víctima.

Esta propuesta de odio hacia la niñez se encuentra en el Proyecto de Ley 00790/2016-CR presentada por el Frente Amplio por Justicia, Vida y Libertad el día 15 de diciembre de 2016 titulada “LEY DE IDENTIDAD DE GÉNERO”, donde encontramos la venia de los congresistas Marisa Glave Remy, Carlos Ricardo Bruce Montes De Oca, Manuel Enrique Ernesto Dammert Ego Aguirre, Richard Arce Cáceres, Gino Francisco Costa Santolalla, Alberto De Belaunde De Cárdenas, Indira Isabel Huilca Flores, Tania Edith Pariona Tarqui, Horacio Zeballos Patrón.

La misma exposición de motivo de esta propuesta dice: “la matriz cultura sobre la cual se lee la identidad de género esta naturalizada, encastrada en un sistema binario excluyente de una identidad por fuera del sistema varón-mujer (social, genética y genital congruentes) y ello ha generado que muchas personas se ven impedidas de vivir su vida de manera digna y plena”. El artículo 13 de dicho proyecto dice que: “las personas menores de edad, con el asentimiento de sus representantes legales y teniendo en cuenta los principios de intereses superior y capacidad progresiva, podrán acceder a las prestaciones de salud necesarias para logar el más alto nivel de salud integral posible, respetando su identidad de género”. Sobre estas “prestaciones de salud” habla el artículo 12 que dice: “las personas trans tienen derecho a:
1. Ser informadas y consultadas de los tratamientos que les afecten y a que los procesos médicos que se les apliquen, se rijan por el principio de consentimiento informado y libre decisión del paciente y tutor legal…
3. Ser atendidas en el centro de salud más próximo sin sufrir desplazamientos y gastos innecesarios, sin perjuicio de ser derivadas a los centros de atención especializados pertinente a su tratamiento y previa autorización”.

Este proyecto afecta a los menores de edad con disforia de género en su artículo 8 puesto que dice: “se reconoce el derecho de las personas menores de edad a desarrollarse física, mental y socialmente en forma saludable y plena en condiciones de libertad y dignidad sin discriminación por su identidad o expresión de género”. Esta identidad o expresión de género esta descrita en el artículo 3 de la siguiente manera: “se entiende por identidad de género a la vivencia interna e individual del genero, tal como cada persona la siente, la cual puede corresponder o no con el sexo asignado al momento del nacimiento, incluyendo la vivencia personal del cuerpo. Esto puede involucrar la modificación de la apariencia o la función corporal a través de medios farmacológicos, quirúrgicos o de otra índole, siempre que ello sea libremente escogido”.

Para ello se inventan “nuevos derechos” como aparece en su artículo 1: “la presente ley tiene por objeto regular los principios, medidas, y procedimientos destinados a garantizar el derecho de las personas transexuales a recibir de la Administración Publica una atención integral y adecuada a sus necesidades medicas”.
Es decir este proyecto trata sobre los niños que falsamente sin malicia creen erróneamente que son niñas, dándoles como solución “prestaciones de salud” traducidos como “tratamientos” de tipo “farmacológicos” y “quirúrgicos” bajo la fachada de “necesidades medicas”, en palabras más sencillas: CASTRARLOS sea cercenarles los genitales o lesionarlos periódicamente de por vida con hormonas experimentales, lo cual equivale a “matarlos de a poco”.

Justo a la par que se ingresaba este proyecto el Ministerio de Salud también controlado por la cúpula oenegero caviar emitía el Decreto Supremo 980-2016-MINSA que bajo la fachada de combatir el VIH SIDA en los hombres que padecen de transexualismo, es decir que creen erróneamente que son mujeres, introdujo la hormonización gratuita a estas personas, pagado por nuestros impuestos claro está (punto 4.4.7). Estas hormonas según el mismo decreto supremo mencionado son el estradiol (feminizante) y la espironolactona (des-varonizante) con el objeto de “lograr niveles de testosterona similares a la de una mujer biológica”. El anexo 2 de este decreto supremo indica como “riesgos asociados a la terapia hormonal feminizante”: la enfemedad tromboembolica venosa (coágulos en pulmones, piernas y brazos), cálculos biliares, enzimas hepáticas elevadas, aumento de peso, hipertrigliceridemia, enfermedad cardiovascular, hipertensión arterial, hiperprolactinemia o prolactinoma (tumor en la pituitaria, ubicada en la base del cerebro lo cual causa dolores de cabeza y problemas de visión), diabetes tipo 2 y cáncer de mama (no les crece senos, sino un tumor).

Esto implica una degradación de su nivel de vida, y al contrario de lo que tanto proclaman en la realidad atenta contra una vida plena y saludable. El anexo 8 nos habla del “consentimiento informado para tratamiento hormonal feminizante” dando a entender que serán usando como conejillos de indias atentando contra su integridad aprovechándose de su disforia de género: “existe información sobre su seguridad y eficacia, sin embargo aun no existe información disponible por completo sobre todas sus consecuencias y efectos a largo plazo”. La sustancia feminizante, dice el decreto supremo, tiene por efectos permanentes que los testículos se vuelven más pequeños y suaves produciendo menos espermatozoides haciéndolo infértil. Castración química se llama.

La izquierda disfrazándose de humanista promueve una de las más grandes salvajadas contra el ser humano, aprovecharse de la disforia de género de un varón que cree erróneamente ser mujer, para inducirle a lesionarse químicamente sancochando su cuerpo por dentro mientras le hace creer que sus sueños se están haciendo realidad. No hay peor muestra de odio que este proyecto promovido por los fanáticos que profesan la ideología de género contra la niñez peruana.

 

1 comentario

  1. Por que no se pregunta a Zeballos si el dinero q ha dado ha salud es para sanar o atentar contra los problemas de disforia. Debe ser transparente!! Nadie Sabe!!

Dejar una respuesta