lo último

Donald Trump: “Quieren atacar a Jesucristo, Washington, Lincoln: eso no ocurrirá mientras yo esté aquí”

El presidente norteamericano insta a la Fiscalía a pedir hasta 10 años de cárcel por vandalizar monumentos.

Trump junto a su Gabinete. Foto: Kevin Lamarque / Reuters.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, envió una dura advertencia a los manifestantes que intenten derribar estatuas, mientras unos 400 soldados de la Guardia Nacional estadounidense fueron desplegados el miércoles para proteger los monumentos de Washington.

“Ahora quieren atacar a Jesucristo, George Washington, Abraham Lincoln, Thomas Jefferson: eso no ocurrirá mientras yo esté aquí”, declaró Trump al margen de un encuentro con su homólogo polaco, Andrzej Duda, en la Casa Blanca.

Varias estatuas, entre ellas las de generales confederados o partidarios de la esclavitud, sufrieron ataques durante las manifestaciones multitudinarias contra el racismo y la violencia policial que sacuden Estados Unidos desde hace casi un mes.

El lunes por la noche, frente a la Casa Blanca, un grupo intentó derribar la estatua del ex presidente Andrew Jackson, un defensor de la esclavitud. La policía de los parques nacionales intervino y detuvo a varias personas.

Al día siguiente, el secretario de Interior, David Bernhardt, que supervisa esta fuerza policial, pidió ayuda a la Guardia Nacional para prevenir ataques similares.

En su petición, el Pentágono “movilizó a cerca de 400 miembros de la Guardia Nacional” para impedir “la destrucción o degradaciones en los monumentos” de la capital, indicó a la AFP un portavoz del Departamento de Defensa, Chris Mitchell.

De momento, esos soldados permanecen “a la espera”. En caso de recurrir a ellos, no estarán armados y únicamente servirán de fuerza “de disuasión y control de multitudes” para impedir el acceso a algunas zonas, según ese portavoz.

Bernhardt ordenó que se erigieran barreras en áreas cercanas a la Casa Blanca para proteger los espacios públicos, incluida la plaza “Black Lives Matter”, cerca de la Casa Blanca. “¡Protegeremos estos lugares con diligencia y severidad!”, tuiteó Bernhardt.

La mención de Trump sobre el ataque a Jesucristo ironizó sobre el controvertido tuit del activista afroestadounidense Shaun King el martes. “Creo que en el reclamo por las estatuas de los europeos blancos también Jesús debería caer. Son una forma de supremacía blanca. Siempre lo han sido”, escribió.

 

10 años de cárcel para los vándalos

Trump ha aprobado la protección de las estatuas históricas de Estados Unidos por decreto, instando a la Fiscalía a solicitar penas de prisión máximas en los casos de arresto por vandalismo contra el patrimonio nacional. Además, se restringirán ayudas a autoridades estatales o locales que no hagan cumplir la ley y permitan que se derriben estatuas.

El presidente llega a ordenar en su decreto a la Fiscalía que pida penas de cárcel de 10 años en virtud de varias leyes, incluidas la de Protección de los Monumentos a los Veteranos de 1993 y la regulación de propiedad del Gobierno federal en el Código de EE.UU. Esta regulación afecta a todas las estatuas de propiedad federal, no sólo a los soldados y políticos confederados.

El decreto asegura que “es política de EE.UU. enjuiciar en la mayor medida permitida por la ley federal y, según corresponda, a cualquier persona o entidad que participe en los esfuerzos por incitar a la violencia u otra actividad ilegal en relación con los disturbios y actos de vandalismo“.

Estas medidas llegan después de una oleada de derribos y de que los manifestantes hayan amenazado incluso con tumbar una estatua de Abraham Lincoln, el presidente que le ganó la guerra a la Confederación esclavista, junto al Capitolio en Washington. Han caído varias estatuas que conmemoran el legado de la monarquía hispánica en EE.UU., como las de Cristóbal Colón o fray Junípero Serra.

Dejar una respuesta