Iglesia y sociedad

IGUAL QUE EN LIMA: FIELES CATÓLICOS DE CHICAGO REZAN EL ROSARIO EN LA PUERTA DE LA CASA DEL ARZOBISPO

SEGÚN MEL GIBSON UNA ENFERMEDAD AQUEJA A LA IGLESIA

Mientras en Lima los fieles rezan el rosario en la puerta de la residencia del arzobispo Carlos Castillo en San Isidro, en Chicago sucede algo parecido. En Lima varios sacerdotes por ser considerados “peligrosos” por ser conservadores, son perseguidos y castigados por el arzobispo, quien además ha manifestado su interés en sacar a los sacerdotes de las parroquias y poner laicos a cargo. En Chicago el cardenal Cupich hace algo muy parecido.

En este contexto el famoso director de cine católico Mel Gibson se ha manifestado en apoyo de las opiniones del arzobispo Carlo Maria Viganò con respecto a la crisis de la Iglesia católica. 

Gibson, quien dirigió  La Pasión de Cristo,  y actualmente está trabajando en su secuela  La Pasión de Cristo: Resurrección,  hizo sus comentarios durante un mensaje de video pregrabado que se escuchó durante el evento ” Rally and Rosary of Reparation ” presentado  por la Coalición de Sacerdotes Cancelados en Lincoln Park, Chicago.

La manifestación se organizó en respuesta al cardenal Blase Cupich pro-LGBT que permitió que la alcaldesa de Chicago pro-aborto, Lori Lightfoot, una lesbiana no católica en un “matrimonio” entre personas del mismo sexo,  recibiera la  Sagrada Comunión en una misa fúnebre el mes pasado.  

En su mensaje de video, Gibson habló sobre los “mercenarios” en la Iglesia que no defienden la auténtica enseñanza de la Iglesia. Dijo que una “Iglesia paralela y falsa” se ha establecido para ” eclipsar ” a la verdadera Iglesia Católica.

Gibson, contó en su mensaje grabado en video  cómo fue a la conferencia de obispos de los Estados Unidos para obtener apoyo para  La Pasión,  pero que “todos menos algunos [obispos] me dieron la espalda”. También  dijo que “una profunda  enfermedad aflige” a la Iglesia hoy.

En la manifestación, el padre James Altman se refirió a los obispos católicos que atacan, persiguen y castigan a los sacerdotes fieles como “monstruos con mitra”.

“La obediencia no es un servilismo ciego”, comentó. También instó al Papa Francisco a  a tomar en serio los 10 mandamientos y aplicarlos en la iglesia como absolutos. “Los Diez Mandamientos fueron escritos en piedra por una razón”, dijo. 

Después de la manifestación, Altman dirigió una marcha de oración pacífica hasta la residencia de Cupich en Chicago, donde los asistentes rezaron el rosario. 

Dejar una respuesta