Historia

PREJUICIOS DE LA REVOLUCIÓN FRANCESA

Por:  Brett Fawcett

El Abad Bergier, fue un crítico católico de las teorías de Jean-Jacques Rousseau —y enemigo admitido de la “tolerancia”— critica a Rousseau por predicar la tolerancia, pero en realidad proponer por una sociedad y una religión civil que sería intolerante hacia los católicos y las mujeres.

En este sentido, Rousseau, el progresista iluminado, termina generando una tendencia horriblemente tiránica y retrógrada, y Bergier, el católico medieval ultramontano inquisitorial, parece notablemente presciente y humanista, porque sus preocupaciones fueron confirmadas por el Reino del Terror.

Pese a todo lo que la Revolución Francesa parecía celebrar a las mujeres, adorando a las diosas de la libertad y la razón en las iglesias como parte de su “Festival de la Razón”, la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano no incluía ninguna mención de los derechos de las mujeres.

Olympe de Gouges se dio cuenta de esta curiosa omisión y publicó una réplica, la Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Mujer Ciudadana. En lugar de escuchar estas quejas y dejar que las mujeres formen parte del contrato social, los revolucionarios la guillotinaron rápidamente e ignoraron todas sus protestas.

El hecho de que una revolución parezca “progresista” no significa que realmente lo sea. La adoración de diosa Libertad no condujo a derechos o libertad para las damas reales. No te dejes engañar por este tipo de cosméticos. La sospecha de los reaccionarios tiene más méritos de los que la mayoría de la gente quiere admitir.

 

©Ignitum Today

Dejar una respuesta