Internacional

MENOS GARRAPATAS Y MÁS FILETES

Por: Marco Gervasoni

En Italia, hace varios días, fue durante varias horas trending topic en Twitter el hastag #MenoZecchePiùBistecche[1] para así ridiculizar esa nueva ideología según la cual en Occidente deberíamos convertirnos en devoradores de insectos. Por ese motivo el hastag  hace referencia a la garrapata, pero se refiere a todo tipo de insectos, aunque quizá, quién sabe, también quieren que comamos garrapatas.

El principal defensor de esta iniciativa es Bill Gates; la idea está muy de moda entre los progresistas de EE. UU. y tiene su base en dos presupuestos: uno que podríamos llamar animalista, lo cual resulta gracioso y paradójico, ya que no se entiende por qué, si los insectos también son seres vivos, uno no se puede comer las vacas y los cerdos. Con lo cual basta esto para ver cómo esta nueva moda ya hace aguas. La otra razón que alegan es la ecológica y distributiva, por la abundancia que hay de insectos y la escasez de carne, sobre todo en los países en vías de desarrollo; así que la justificación es ecológica y tercermundista, aunque habría que enseñarles a los defensores de esta nueva moda que en esos países los insectos ya forman parte de su dieta y de sus tradiciones culinarias.

Pero esta no es más que una de las nuevas ideologías del progresismo, las cuales se acrecentaron tras la caída del comunismo, y desde entonces ha empezado a “producir” una gran cantidad de ideologías con la mira puesta en la destrucción de la identidad y civilización occidentales. Son ideologías políticas porque presentan su visión del mundo y pretenden organizar la sociedad bajo sus presupuestos, pero se camuflan bajo la apariencia de acciones ecológicas y éticas, incidiendo en nuestra vida cotidiana con la intención de transformarnos en algo diferente a lo que somos, pretendiendo atacar nuestras tradiciones y cambiar nuestra identidad, todo ello golpeando nuestras costumbres alimenticias. La alimentación es un fuerte factor de identidad nacional y cultural; hasta la UE se une aprobando normativas absurdas que destruyen las peculiaridades de las diferentes y singulares cocinas de los diversos estados miembros y crean una especie de cocina única europea.

No se nos puede escapar que en esta iniciativa está la subordinación al modelo chino, ya que en China, con todas esas tradiciones milenarias, los insectos son una exquisitez y a nadie se nos ocurriría ir y decirles que dejasen de comerlos; pero ningún chino ni ningún occidental tiene por qué venir a contarnos todas esas memeces sobre que tenemos que comer insectos. Así que venga filetes y filetes, y que las garrapatas que se las coma Bill Gates.

 

[1] Significa “menos garrapatas y más filetes”.

 

© El Manifiesto

2 Comentarios

  1. Cuando Guillermo Puertas, coma e invite a sus socios de davos, comidas, dónde claramente se puedan identificar los insectos, tal vez podría considerarse, caso contrario, nanay, negativo, huiflas, pichón. Que dé el ejemplo.

Dejar una respuesta