La columna del Director

PRESENCIA SENDERISTA EN LAS ELECCIONES

Por: Luciano Revoredo

El candidato Pedro Castillo, que se muestra muy moderado y actúa con cierta modestia en las entrevistas y debates es en realidad un peligroso agente del más radical izquierdismo.

Como dirigente del SUTEP – CONARE, ha sido la puerta de entrada para que el senderismo se infiltre en el gremio magisterial a través del MOVADEF, el Movimiento por la Amnistía y los Derechos Fundamentales, que lucha por la liberación de Abimael Guzmán y otros asesinos senderistas.

Durante la huelga magisterial del año 2018, en que Castillo y sus huestes tomaron por varios días la plaza San Martín, se filtró un documento que fue publicado por Perú 21, que demostraba que el MOVADEF era su fuente de financiación.

La situación de la izquierda en el Perú está clara. O con Sendero Luminoso o con el chavismo. O con Castillo o con Verónika Mendoza. Ambos enemigos jurados de la democracia, la paz y del desarrollo del Perú. Se suman a este elenco del terror el cura apóstata Arana y el inenarrable Lescano. Claro está que el chavismo no es excluyente de los coqueteos con sendero. No en vano Abimael Guzmán se toma el trabajo de agradecer a Lescano por sus buenos oficios en su libro De puño y letra.

Lo cierto es que según ciertos trascendidos Castillo le estaría restando espacio a Mendoza y ya la habría desplazado en las preferencias de los marxistas y sus tontos útiles.

Por otro lado, no hay que olvidar los vínculos de Hernando de Soto con el MOVADEF a través de su amistad particular con Jorge Paredes Terry, connotado promotor de ese colectivo, así como que su afinidad y declarada amistad con algunos “exterroristas” también resultan preocupantes.

Es menester que este domingo se muestre un voto de rechazo a estos intentos senderistas por aproximarse al poder.

Dejar una respuesta