Cultura

¿POR QUÉ PLANETA LE SIGUE PUBLICANDO LIBROS A PEDRO SALINAS? ¿CUÁL ES EL NEGOCIO?

Por: Ricardo Sánchez Serra

El domingo 1 de diciembre el periodista Pedro Salinas presentó una nueva entrega de su colección El caso Sodalicio. Con este son ya cuatro volúmenes en los que el exsodálite recopila artículos que publica en medios locales como, por ejemplo,La República. Al evento, realizado en el marco de la Feria del libro Ricardo Palma, asistieron alrededor de 30 personas. Acompañaron a Salinas en la presentación los abogados Ronald Gamarra y Carlos Rivera. Rivera fue el abogado defensor en la querella por difamación agravada que el periodista enfrentó y perdió en Piura meses atrás. Gamarra es conocido en el medio, al igual que Rivera, por trabajar en el IDL y ser defensor de terroristas.

La publicación y presentación del libro ha suscitado escaso interés. Como se dijo, el domingo acudieron apenas 30 interesados a la presentación. La repercusión mediática ha sido igualmente parca e incluso las redes sociales han castigado con la indiferencia al nuevo tomo del Caso Sodalicio. Quizá la interpretación de este hecho pueda encontrarse en que el contenido del libro es la repetición de un tema cuya cobertura no añade nada significativo al resultado de la investigación que vio la luz el 2015. Es decir, los libros del Caso Sodalicio en buena medida no hacen sino narrar en diferido lo que suscitó Mitad monjes, mitad soldados. Al cuarto tomo de lo mismo, es natural que el público se canse. Sobre todo cuando hablamos de un tema que genera interés solo en un público muy reducido.

Ante esta realidad, la pregunta cae de madura. ¿Por qué una editorial de prestigio como Planeta sigue interesada en publicar este material? ¿A qué público apela? ¿Vende? Se sabe que Pedro Salinas tiene una relación de amistad cercana con la persona encargada de seleccionar el material que se publica. Su nombre es María Fernanda Castillo y su cargo es ser la editora de Planeta en el Perú. Para constatar este vínculo basta mirar en redes sociales cómo comparten espacios comunes más allá de aquellos vinculados a la promoción delos libros que le publica Planeta a Salinas. Por otro lado, también se puede ver una participación muy activa por parte de la señora Castillo en las distintas actividades relacionadas con la promoción de la bibliografía vinculada al Sodalicio. A ello se suma lo que la señora Castillo opina en sus redes sociales a título personal —y tiene todo el derecho de hacerlo— alineada con la narrativa de Pedro Salinas y de Paola Ugaz. Lo que andaría reñido con la ética profesional es que una relación personal pudiera favorecer la publicación de un libro (o una serie de libros) que suscitan tan exiguo interés y tienen poco valor como investigación periodística.¿Acaso la señora Castillo le dedica el mismo tiempo a promover obras de otros autores de Planeta?

Finalmente nos preguntamos. ¿Se venderán los libros de Salinas? ¿O serían editados y promocionados siguiendo la agenda personal de uno de los empleados del Grupo Planeta?

Dejar una respuesta