Política

PERSECUCIÓN POLÍTICA EN EL PERÚ: LOS CASOS DEL CASTILLO, SANTILLANA Y O´PHELAN

Por: Fernando O´Phelan

Que tenemos en común Miguel del Castillo, Miguel Santillana y yo. Somos una generación cuyos amigos están casi todos en el poder empresarial privado. Nos revientan los huachafos que se hacen congresistas o ministros y se compran diez trajes que en sí mismos cuestan el sueldo del mes de muchos peruanos.

Pero hay algo más: creemos que la izquierda elitista llamada caviar en Lima o fifis en México son responsables del contenido ideológico y la tendencia teórica y delirante de la mayoría de políticas públicas.

Miguel del Castillo ha usado el cerebro para convertir un pequeño set de TV por Internet en un set masivo para las redes sociales. Pocos recursos económicos, osadía y algún DJ que pone la mejor música de fondo en todos sus segmentos.

Miguel Santillana es un economista iconoclasta. Los mineros grandes y nuevos saben que Miguel, el Oso, es directo y agresivo. No tiene contemplación alguna con la izquierda medioambiental pues los conoce de Lima a Londres o Washington.

En mi caso pues siempre me presento como aquel que si no tuviera respaldos clasistas de arriba y amigos con culpas por sus fortunas no podría enfrentar con voz propia lo que llamo los costos ocultos del sistema de justicia en el Perú. Los tres nos compramos los pleitos con pasión y aunque no tenemos Open Society y nos rodea la hipocresía burguesa, cada uno desde su trinchera hace la lucha.

En los últimos quince días los tres hemos sido atacados. A Miguel lo han perseguido en pleno Miraflores para amedrentarlo, más gente ve UCI canal, pues Canal N ya no cumple el rol que tenía en la élite. Miguel apunta a las élites de cada segmento social y su proyección es amenazante pues es tecnológicamente superior a cualquiera.

Al Oso Santillana le chocaron el auto de forma extraña y le robaron el celular como en la vieja escuela.

Todos hemos recibido visitas previas de gente del gobierno. Yo en particular recibí a la DINI tres días antes de ser capturado. Mi respuesta fue negativa. Me han mostrado las fotos del reglaje al que fui sometido. En mi caso se agarraron de una requisitoria por una querella que nunca me fue notificada. Agradezco a mis amigos de la DIGIMIN y DIVIAC por respetar que termine de comprarle sus botas a la regia de mi madre.

Luego de mi captura extraña con una camioneta particular y donde los grupos se dividieron uno se fue a la Avenida España y el otro a pedirme que les invite pollo a la Brasa. Logré obtener la información que quería: Leen los mensajes de Whats App de un grupo reducido y necesitan los celulares y las fotos de seguimiento para que el Director de Inteligencia del país cumpla su único encargo: No permitir que aparezca ninguna prueba para la vacancia presidencial de Martín Vizcarra.

Pues aquí viene el chiste. Ninguno de los tres somos conspiradores de segunda. Es decir creemos en la rendición de cuentas de políticos y funcionarios públicos. No nos Interesa difamar y hacer show sino desnudar de una vez todas las taras de la élite política y económica del Perú.

Sé que hay decenas de personas bajo esta premisa. Buscar pruebas para saber si de verdad los incorruptibles de hoy no fueron los de ayer o son corruptos solapas hoy en día. Los empresarios grandes se hacen los cínicos, prefieren no mirar que hay un espacio popular urbano que vive de la violencia y sólo recolectan bienes para su sobrevivencia, en base a la actividad criminal. Tenemos cuadros listos para tener violencia criminal hasta el 2050, las cárceles no evitan nada. Los fiscales, policías y jueces han manchado de dinero sus trajes en un alto porcentaje.

Harvey Colchado no es Harvey Milk y el Ministro Moran no tiene el intelecto de Fernando Rospigliosi. No mencionó al NN del Ministerio de Justicia porque le quita calidad a mi texto.

El Presidente de la República sabe que gobierna con tres tableros de ajedrez como en la paradoja de Guillermo Odonnel: El área militar, el área de neutralización política y lucha parcial contra la gran corrupción pública y finalmente la manipulación de las masas con herramientas psicológicas y de marketing.

Al fin de cuentas el Presidente Vizcarra es un rehén de sus celadores nacionales y foráneos de Lapa y Florianópolis. Tiene un síndrome de Estocolmo agudo, cree que la élite lo respeta. Los empleados o consultores de Odebrecht ya eligieron un sustituto post Bicentenario, Julio Guzmán es el hombre de los caviares y de los negocios de este régimen. José Ugaz ha evaluado mejor sus cartas.

Mientras tanto tengamos cuidado con la Policía política del Régimen de Vizcarra. La Dini está peleada con Moran y Colchado. La Vicepresidenta de la República detesta al Presidente y el diario El Comercio ya busca nueva imagen periodística en caso todo cambie, incluido el despido de parte de su actual staff de investigación.

Los wikileaks cholos existen, los colaboradores de adentro ya existen. Cuando tenga en mis manos una copia del informe de Harvey al Señor Presidente diré que el juego del hambre cambiará de reparto

Dejar una respuesta