Vida y familia

¿PARA QUÉ SIRVE LA MARCHA DEL ORGULLO GAY?

Como es de conocimiento público, la comunidad LGTBI viene organizando para el día 29 de junio, la marcha del orgullo gay en el Perú. Esto nos lleva a reflexionar acerca de las implicancias de la misma, que se viene realizando desde hace algunos años en nuestro país.

Sabemos que como muchas cosas que suceden en el Perú, esta marcha responde a modas y tendencias que surgieron en otros países, como lo que sucedió con el halloween y otras modas y tendencias que surgieron repentinamente, para identificar cierta época, ciertas formas de vestir y cierto tipo de música.

La marcha del orgullo gay es otra moda impuesta por ciertos grupos de poder económico, político y mediático, que usa a los medios de comunicación, influencers y líderes cuyo ejemplo puede generar impacto social, con el objetivo de producir el efecto de que más gente los siga. Ahora resulta “cool” o “nice” ser gay, bisexual o de otro “género” porque está de moda y todos los que no estamos de acuerdo, simplemente caemos en el saco de los retrógrados, cavernarios, los “uga uga” del presente. Nos han etiquetado como conservadores, fundamentalistas, fanáticos religiosos y demás epítetos, nos quieren echar naftalina y  encajonarnos en un viejo baúl que iría a guardarse en el rincón más olvidado de la sociedad, como producto histórico, arcaico y desfasado.

La moda de ser gay priorizó sus objetivos en artistas de cierta notoriedad, como el otrora metro sexual Ricky Martín, en su momento Jaime Bayly, Beto Ortiz, Ricardo Morán, entre otros; para trasladar el mensaje subliminal de que era “cool” ser gay, de que era “liberador” salir del closet, motivando a generar una expectativa mediática de quién más sería el nuevo gay del momento. De pronto, se convirtió en un show y en una muestra de valentía y de valor: “salir del closet”. Los valientes y reprimidos gays que “durante miles de años” habían sido reprimidos por los crueles e implacables heterosexuales, habían tomado valor para decirle al mundo sus preferencias sexuales, lanzando un grito de “libertad” teatral frente a una absorta audiencia de espectadores, que permanecía impávida e incrédula frente lo que estaba pasando.

Poco a poco nos fueron vendiendo el cuento de que la reprimida comunidad LGTBI era perseguida,  vituperada y discriminada en sus derechos más fundamentales, haciendo un paralelo con la época de la lucha por derechos políticos y sociales de los ciudadanos afroamericanos, en los 50 y 60’s. La comunidad LGTBI es ahora la que la comunidad heterosexual ha “discriminado” y despreciado con su marcada “intolerancia”.

Los que piensan en hacer negocio y mercantilizar hasta sus propias conciencias, no tardaron mucho tiempo en poner sus ojos monetarios en esta comunidad LGTBI, ansiosa de reconocimiento, atención y respeto, para superar los traumas existenciales que arrastraban por episodios traumáticos de su niñez, muchos de los cuales, habían sido víctimas de violaciones sexuales o tocamientos indebidos, por parte de persona adultas que se suponía que debieron haberlos protegido y cuidado.

Así pues, ahora nos encontramos con el desarrollo de un show mediático llamado: “marcha del orgullo gay”, promovida por ciertos grupos de poder económico y político que viene usando a esta comunidad ansiosa de reconocimiento, con fines nada altruistas, ya que son meros títeres usados como peones políticos, por gente que quiere pasar como sus grandes defensores, pero que en realidad son sólo buitres esperando que esa carne humana se vuelva carroña para devorarla.

Ante esto, atendiendo a nuestro llamado para despertar la capacidad de crítica y análisis de la población, nos corresponde preguntar: ¿Por qué sentir orgullo de ser gay?, ¿ser gay es un motivo para sentirse orgulloso? ¿ser gay está de moda? ¿Soy bueno y soy cool si digo que soy gay?,
¿Cuál es el objetivo de la gente que promueve la marcha del orgullo gay? ¿Qué hay detrás de ello? ¿Cuáles son los verdaderos intereses de los promotores de la marcha del orgullo gay? ¿Qué quieren demostrar?, ¿Cuál es el interés político, económico, social y cultural que hay detrás de esta marcha?, ¿Cuáles son los grupos de poder interesados en que la comunidad LGTBI tenga una plataforma política y para qué?, ¿esta marcha educa a nuestros hijos?, ¿qué pueden aprender los niños, adolescentes y jóvenes de esta marcha?, ¿qué de bueno aportan con esta marcha a la sociedad?

Estas son algunas de las preguntas que como sociedad debemos hacernos, debemos meditar y reflexionar para que nuestros niños, adolescentes y jóvenes desarrollen su capacidad de crítica, de análisis, de investigación y de reflexión frente a cada suceso que pasa en el actual contexto político, social, económico y cultural que vivimos en nuestro país, en un escenario geopolítico que nos obliga a entender nuestra realidad como nación y a situar nuestro papel en el escenario internacional, de cara al Bicentenario del Perú.

A los padres de familia, a los abuelos y a aquellos que tienen sobrinos, primos y familiares en etapa de formación, nos toca asumir un rol más activo para que las generaciones que vienen detrás de nosotros, se enfoquen en construir un Perú con visión de desarrollo, comprometidos con el crecimiento de nuestra nación, con identidad nacional, con valores y principios morales, con un alto sentido de amor y compromiso para fortalecer las columnas de nuestras familias, superando la disfuncionalidad que resquebrajó silenciosamente durante mucho tiempo, las bases de las familias peruanas. El tiempo ha llegado y la responsabilidad está en nuestras propias manos.¡Es hora de actuar!

1 comentario

  1. Soy heterosexual a mucha honra….estoy hecho a imagen de Dios…la moda no incómoda….la sociedad de este tiempo es lo mismo que Sodoma y Gomorra….asi será el juicio….

Dejar una respuesta