Vida y familia

LO QUE NO SE DICE SOBRE EL ABORTO

Por: Ezequiel Baigorria (*)

El prestigioso escritor español Cesar Vidal Manzanares describe la manipulación del lenguaje citando a “1984”, la famosa novela de J. Orwell, y  señalándolo al mismo como uno de los métodos de control y permanencia en el poder. Don César Vidal dice lo siguiente:

La manipulación del lenguaje iba a ser tan importante que iría hacia los sentimientos y se serviría de poderosos aparato mediáticos. (…) Si en este momento existe una amenaza en Latinoamérica para la persistencia de las democracias es precisamente la de regímenes de ese tipo. Regímenes de carácter socialista, en los que abunda la escasez económica, en los que el gobierno está formado por una oligarquía que no tiene la más mínima intención de ser desplazada del poder, y en la que se utiliza una suerte de lenguaje doble que únicamente es la mentira. (Vidal Manzanares, 2014)

El famoso y mal llamado “lenguaje inclusivo” es una enorme falacia. La Real Academia Española (R.A.E.) establece una ley que indica que el plural masculino gramatical funciona como término inclusivo en referencia a colectivos mixtos. De ahí que, llamar por el masculino plural es suficientemente inclusivo. A la modificación de significantes y la invención de palabras nuevas se le llama “neologismo”, y en la clínica de la salud mental éste es uno de los indicadores de psicosis.

La propaganda abortista del progresismo va en contra de todo tipo de leyes, ya sea de Dios, biológica, ética, médica, jurídica, científica, moral, incluso gramatical. Ésta es una batalla que se gana apegándose a las leyes ya establecidas, haciéndolas valer y prevalecer. Principalmente a la ley de Dios. Desde el psicoanálisis se entiende que ir en contra de la ley es ir en contra del padre, es una lucha con el imaginario del padre, no del patriarcado, sino de su propio padre y esto es específicamente un problema de carácter individual. De esta manera se logra la “cosificación del feto”. Ya no es una persona, no es un niño por nacer, no es alguien, es “una bolsa de células”.

¿Qué dice la ciencia?

Sin entrar en detalles sobre embriología, solamente voy a mencionar lo que compete a la psicología: El ser humano comienza a desarrollarse como tal desde el instante mismo de la concepción.  A los 14 días se inicia el desarrollo del sistema nervioso. A los 21 días el corazón comienza a latir y bombear sangre y empieza a  diferenciarse el cerebro. Transcurridos los primeros 40 días, la actividad cerebral es detectada por el electroencefalograma. A las nueve semanas (2 meses) se perfecciona el funcionamiento del sistema nervioso: reacciona a los estímulos y detecta sabores, pues se ha comprobado que si se endulza el líquido amniótico ingiere más, mientras que si se sala lo rechaza.

El biólogo Bruno Sabelli descubrió que existe una primacía de lo biológico para que pueda existir lo psicológico en una persona. No hay subjetividad sin una base orgánica que lo sustente. No se puede separar lo biológico de lo psicológico y de lo social. Es por esto que no se puede pensar la subjetividad sin una base orgánica en donde pueda apoyarse. En las lesiones cerebrales podemos comprobarlo. Cuando hay una lesión en la corteza cerebral se pierden funciones que son propias de la subjetividad como lo es la memoria, el lenguaje, las gnosias y la motricidad fina. Si lo orgánico no se desarrolla es imposible hablar de lo psicológico. Es por eso que las primeras semanas de gestación de un individuo son tan importantes. No es que no hay una persona, la hay, está transitando una etapa de desarrollo, la más frágil y delicada de toda su existencia. Es por todo esto que podemos afirmar: “NO TODO ES RELATIVO Y NO TODO ES CONSTRUCCIÓN SOCIAL”.

Consecuencias psicológicas del aborto

Consecuencias subjetivas para la madre.

El aborto deja secuelas en la salud mental de la mujer. No he atendido paciente que haya abortado y que no le hayan quedado secuelas. Las mismas perduran durante muchísimos años y nunca desaparecen completamente. Los síntomas son múltiples y van desde de la culpa, el remordimiento y la angustia, hasta lo que llamamos el síndrome del aniversario: la madre piensa recurrentemente que edad tendría, como podría haberse llamado, si hubiese sido varón o mujer. Estas cosas pasan por la cabeza de una mujer y nadie se lo dice cuando se la incentiva a practicar un aborto. Como menciona la conocida frase: “Es más fácil sacar al niño del útero de su madre que sacarlo de su mente y su corazón”.

Desplazamiento del padre.

No es únicamente en el aborto, se trata de un síntoma de la época. El hombre está borrado y desdibujado y esto no sucede por casualidad. La ideología impuesta por el progresismo tiene una clara intención de que esto suceda. La idea es desplazar al padre y generar una guerra entre hombres y mujeres, entre niños/adolescentes y padres/adultos, y de esta manera resquebrajar a la familia que es donde se construyen los grandes pilares de la sociedad.

Consecuencias para los hijos.

He atendido a adolescentes que se enteraron que su mamá había abortado y que esta idea los enoja y angustia muchísimo. El hijo que no fue abortado no se cree mejor o más especial que el fallecido, por el hecho de que el momento en que la madre termina con la vida de su hermano es un momento por el que él también transitó, y lo considera de alguna forma en igualdad de condiciones. Por identificación al rasgo, es esperable que realice la siguiente relación lógica:

“Mi mamá terminó con la vida de un hijo cuando estaba en su vientre y era totalmente vulnerable y dependiente de ella. El hijo que esa mujer llevaba en su vientre no tuvo culpa ni responsabilidad para merecer la muerte. Yo también estuve en el vientre de mi madre en la misma condición frágil. Esa mujer que asesinó a un hijo sin darle ninguna oportunidad de vivir ni de elegir es mi madre. Si mi madre terminó con la vida de su hijo en esa instancia particular del desarrollo, instancia por la que yo también transité, también podía haberlo hecho conmigo.”

Efectos psicológicos en los profesionales intervinientes en un aborto.

Otro grupo que no permanece inmune a las consecuencias del aborto son los profesionales intervinientes. El caso más resonante de todos y que cobró mayor notoriedad pública fue el de Abby Johnson, tras escribir su libro autobiográfico posteriormente llevado al cine: Unplanned. (Konzelman & Solomon, 2019). En el mismo relata las experiencias de su paso como directora de una clínica abortista y que fue justamente el presenciar un aborto lo que la llevó a alejarse de este siniestro negocio. Otros ejemplos interesantes son los de la mexicana Patricia Sandoval quien relata las consecuencias del aborto en la salud mental y emocional desde dos puntos de vista: como paciente y como empleada de una clínica abortista. (Sandoval, 2018) Y la no tan renombrada pero muy interesante película basada en el best seller del N. Y. Times: “Gosnell: The Untold Story of America’s Most Prolific Serial Killer” (Gosnell: la historia no contada del asesino en serie más prolífico de Estados Unidos). (Searcy, 2018) Que no solamente relata el horror de este flagelo, sino también describe el perfil psicopático de un médico que asesinaba bebés dentro y fuera del útero materno.

Conclusión

No podemos pasar por alto las evidencias del hecho que el aborto tiene consecuencias en la salud mental, tanto de la mujer que se expone como del entorno familiar cercano y de los profesionales intervinientes. Tampoco podemos dejar de mencionar que estas consecuencias son ocultadas por quienes promocionan el aborto como un “derecho” de la mujer. En este sentido, la manipulación del lenguaje es el método más utilizado y efectivo para ocultar las consecuencias de un acto tan desgarrador como lo es el filicidio. El vientre materno fue creado y diseñado con una función biológica determinada y específica muy importante: gestar y proteger la vida en su etapa más vulnerable. Imaginemos que sucede cuando ese órgano, diseñado para traer vida, se convierte en un sepulcro. Pensemos que terrible que es para una madre matar a su propio hijo en el mismo lugar en donde tenía que haberlo guardado, cuidado, protegido. Esto es devastador para una mujer y nadie sale ileso de esto.

La dignidad de una persona no depende de la etapa de vida en a que se encuentra. La vida de todos los seres humanos no está condicionada a la manera en la que fue gestado, ni al deseo materno, ni a la condición o posibilidades de sus progenitores. Una Nación que acepta el aborto y lo permite está enseñando que toda vida es desechable. Ninguna vida tiene más valor que otra y nadie puede arrogarse el derecho de terminar con la vida de otro ser humano. Es por esto que no vamos a dejar de decir siempre: “TODA VIDA VALE”.

Citas bibliográficas

Konzelman, C., & Solomon, C. (Dirección). (2019). Unplanned [Película].

Sandoval, P. (3 de julio de 2018). El infierno del aborto en primera persona – Entrevista a Patricia Sandoval. Obtenido de Faro Films: https://www.youtube.com/watch?v=72koVu1PY7w&t=223s

Searcy, N. (Dirección). (2018). Gosnell: The Trial of America’s Biggest Serial Killer [Película]. Obtenido de http://www.gosnellmovie.com/

Vidal Manzanares, C. (6 de febrero de 2014). César Vidal: El uso perverso de la semántica y el lenguaje en política. Obtenido de Youtube: https://www.youtube.com/watch?v=BlVI_J1m4us

Dejar una respuesta