Vida y familia

ESTADO AUSTRALIANO PROHIBE TERAPIAS PARA QUE TRANSEXUALES VUELVAN A SU SEXO NATURAL

Un estado de Australia ha aprobado recientemente una ley que prohíbe las «prácticas de cambio o supresión», es decir, la terapia de conversión. Aunque la ley puede parecer inocua -muchos estados de EE.UU. han prohibido la terapia de conversión para menores- hay más de lo que parece.

La ley recientemente promulgada, la Ley de Prohibición de Prácticas de Cambio o Supresión (Conversión) del estado de Victoria de 2021, define una práctica de cambio o supresión como una “práctica o conducta dirigida hacia una persona, ya sea con o sin el consentimiento de la persona sobre la base de la orientación sexual o identidad de género; y con el propósito de cambiar o suprimir la orientación sexual o identidad de género de la persona; o inducir a la persona a cambiar o suprimir su orientación sexual o identidad de género“.

Luego, la ley proporciona una lista de prácticas que caen bajo esta definición. Cualquier consulta o tratamiento psiquiátrico o psicoterapéutico que busque cambiar la orientación sexual o la identidad de género de alguien está proscrito, pero también lo está «llevar a cabo una práctica religiosa, que incluye, entre otras, una práctica basada en la oración, una práctica de liberación o un exorcismo«.

Esto significa, como escribe el profesor de teología Carl R. Trueman, que “si alguien le pide a un pastor, un sacerdote o un amigo cristiano que ore por ellos para que sus deseos sexuales o disforia de género cambien, ese pastor, sacerdote o amigo corre el riesgo de cometer un delito».

Una práctica o conducta no se califica como una práctica de cambio o supresión si «apoya o afirma la identidad u orientación sexual de una persona», lo que incluye, pero no está limitada a: ayudar a alguien que está experimentando o considerando someterse a una transición de género, ayudar a alguien a «expresar su identidad de género» y facilitar a alguien «las habilidades de afrontamiento, el apoyo social o la exploración y desarrollo de la identidad”.

La necesidad de afirmar a las personas en su orientación sexual o identidad de género autoproclamada ya no es, por tanto, solo una realidad social. Se está convirtiendo cada vez más en una realidad jurídica, que atenta gravemente contra la libertad religiosa cristiana.

 

© Big League Politics

Dejar una respuesta