Cultura

EMBAJADA DE ESTADOS UNIDOS EN PERÚ PROMUEVE CÓMICS LGTBIQ ENTRE NIÑOS Y ADOLESCENTES

Por: Carlos Polo

Dos sesiones de lectura de 3 comics LGTBIQ para niños y adolescentes entre 11 y 17 años de edad se realizaron el 12 y 18 junio en la Biblioteca Nacional del Perú. El evento fue auspiciado por la Embajada de Estados Unidos en Perú que también financió la producción de dichos comics. Tergiversando el rol de una embajada, la diplomacia estadounidense emplea el dinero de sus contribuyentes para adoctrinamiento ideológico bajo el discurso de “inclusión social a minorías vulnerables”.

Esto sucede mientras, en esos mismos días, una campaña en la red social X denunció que la Biblioteca Nacional empleó cerca de USD $ 100,000 en un servicio de traducción al braille para restaurantes y hoteles que nunca funcionó. En efecto, en abril de 2024, la Biblioteca Nacional anunció un servicio para imprimir menús en Braille para restaurantes y hoteles. Sin embargo, Giuliana Caccia, directora de la asociación peruana Origen, dio a conocer en su cuenta de la red social X el testimonio de personas que solicitaron el servicio en junio. Funcionarios de la Biblioteca Nacional le respondieron que el servicio de traducción Braille no funcionaba, que no tenían insumos y ni siquiera tenían personal asignado. Usando la Ley de Transparencia, Caccia solicitó información a dicha institución confirmando que se habrían gastado casi USD $ 100,000 para implementar el servicio.

Esta denuncia desató la protesta de miles de ciudadanos. Instrumentalizar las necesidades de personas para malgastar fondos públicos es una triste y frecuente forma de corrupción. Con este hecho quedó en claro que el discurso de inclusión solo funciona cuando se trata de adoctrinar ideológicamente. En los siguientes días, en las redes de la Biblioteca Nacional se esforzaron en decir que el servicio de traducción Braille sí funcionaba. Pero el 18 de junio Manuel Sánchez, Director de la Biblioteca Nacional del Perú, presentó su renuncia. Este tipo de renuncias inmediatamente después de un escándalo público es la forma que se acostumbra para hacer control de daños en una institución. Pero el asunto no terminó ahí. El 19 de junio a las 10:16 am policías y fiscales se reunieron por casi 3 horas con funcionarios de la Biblioteca Nacional. Los movimientos al interior de la Biblioteca Nacional no han terminado. Hay otros funcionarios cuestionados y renuncias que aparentemente tendrían que ver con lo que aparenta ser una caso de mal uso de fondos públicos.

La ineficiencia y falta de transparencia en el caso de la imprenta Braille contrasta con la “eficiencia” en llevar adelante la lectura de comics con contenido ideológico. La Embajada de Estados Unidos en el Perú invitó a través de sus redes sociales a las sesiones de lectura de una serie de 3 comics titulada “El Poder de la Educación”. Los cómics cuentan la historia de jóvenes peruanos que han recibido tanto becas Fullbright, ACCESS, YLAI, entre otras, como superpoderes de deidades pre incas. La publicidad de la Biblioteca Nacional del Perú que lleva el logotipo de la Embajada de Estados Unidos invita a niños y jóvenes con el siguiente texto: “Leamos junto con un grupo de becarios del gobierno de los Estados Unidos el volumen 1 y 2 del cómic “El Poder de la Educación” publicado por la Embajada… Al finalizar el evento, la Embajada compartirá información sobre los programas educativos y de intercambio que ofrece a adolescentes peruanos”.

Los autores han mezclado convenientemente la ilusión propia de la ciencia ficción de los comics de superhéroes con la ilusión más terrenal de muchos jóvenes peruanos de estudiar en los EE.UU. y mejorar su calidad de vida.  Pero este nuevo modelo de vida sigue la ideología arcoíris LGTBIQ.

 

En el volumen 2 de la serie de comics “El Poder de la Educación”, Alex es un joven homosexual que ha sufrido la incomprensión de sus padres y el bullying de sus compañeros desde niño. A pesar de ser un superhéroe, sufre porque no se atreve a presentar a Emiliano, su novio, a sus padres. Pero luego de salvar la vida de un niño, se arma de valor. Y en un final feliz con abrazo grupal, se antepone el amor (gay) de los jóvenes a la (estereotipada) manera de ver el mundo de sus padres.

 

Todo este mundo de ilusión rosa contrasta con la realidad de la inclusión social en el Perú descrita líneas arriba con el fallido caso de la imprenta Braille.

Cabe comentar que las sesiones de lectura de cómics para niños y adolescentes fueron parte de las actividades que la Embajada de EE.UU. en promoción de la agenda LGTBIQ. Por ejemplo, el 17 de mayo celebraron en cuenta Instagram el llamado “Día Contra la Homofobia, Bifobia y Transfobia”. Estas actividades se intensificaron en junio, mes del orgullo LGTBIQ, finalizando con la participación en la Marcha del Orgullo en la cual portaron una pancarta con el logo de la Embajada de EE.UU. en el Perú.

¿Este es el rol de una embajada en nuestro país? ¿Es que acaso estos cómics son más idóneos que la literatura clásica para llenar estos espacios? ¿Este es el superhéroe que la mayoría de peruanos quiere presentarle como modelo a los niños?

Por supuesto, que tres veces no.

Los peruanos y todas las personas de buena voluntad de la región de Iberoamérica que aman a sus hijos esperamos que la Administración Biden y su adoctrinamiento LGTBIQ termine con las elecciones del próximo noviembre.

 

 

 

Dejar una respuesta